Público
Público

Día de cuchillos largos en el Congreso

Los segundos espadas del Gobierno y de la oposición han cruzado durísimas acusaciones en la primera sesión de control del año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No está el ambiente político para consensos ni pactos de Estado. Así lo ha asegurado Rajoy y así se ha escenificado hoy en el Congreso. Hay demasiados intereses partidistas en juego. La primera sesión de control del año en el Parlamento ha dejado un día de cuchillos largos entre el Gobierno y el principal partido de la oposición.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PP, Mariano Rajoy, han apostado por el guante blanco y han tenido un debate de tensión moderada, pero los segundos espadas se han bregado con dureza desde las trincheras de sus escaños.

La vicepresidenta De la Vega y Soraya Sáenz de Santamaría se han afilado los colmillos más que nadie y han escenificado la crispación total que existe entre Gobierno y oposición.   La portavoz del PP comenzaba resumiendo su argumentario: 'La crisis tiene solución, pero el Gobierno no'. Comenzaba el lío.

Sáenz de Santamaría preguntó a la vicepresidenta por su responsabilidad en la supuesta 'falta de rigor' del Gobierno al abordar el tema de las pensiones. Le echó en cara que el retraso de la edad de jubilación pasara de ser una 'iniciativa antisocial' a una 'medida socialista' y que, después de la rectificación, los españoles sigan 'sin saber qué van a hacer' los socialistas con este tema.

Según su interpretación, al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, 'le entró el pánico' en el Foro de Davos 'al oír lo que decían de su política' y volvió con la decisión de hacer algo, 'lo que fuera'.

De la Vega entró al trapo: 'Qué poco les importa España, sólo piensan en sacar tajada electoral', espetó al comienzo de su primera intervención. 'Verdaderamente penoso', prosiguió. No estaba el patio para sutilezas.

La vicepresidenta comenzó recalcó que el ejecutivo toma todas sus decisiones de manera rigurosa y asume todas las responsabilidades mientras que el PP lo único que hace es 'escurrir el bulto' y huir de sus responsabilidades 'como los gatos del agua'.

Insistió en que la propuesta de reforma del sistema de pensiones pretende garantizar las pensiones del futuro y la estabilidad de un sistema que hoy tiene superávit. La vicepresidenta dijo además a los conservadores que, durante sus gobiernos, el debate era 'si se privatizaban'. 

Además, aprovechó para sacar a colación el último incidente de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, con un micrófono abierto: 'Y en el momento en que se creen que nadie les oye se ponen a insultarse entre ustedes mismos', dijo. Sólo era el primer asalto.

 No habían acabado la una con la otra. Sáenz de Santamaría acuso al Gobierno de 'tener una manía persecutoria' -en relación a las acusaciones de José Blanco- y avisó de que los españoles no van a creerle cuando dicen que van a reducir 50.000 millones de gasto público 'si no están dispuestos a eliminar una sola dirección general', ya que el PSOE se quedó sólo ayer en el pleno del Congreso mientras todos los grupos le pedían un recorte del 25% en los altos cargos. ¿Respuesta de De la Vega?: 'Reduzcan primero sus altos cargos en las administraciones que maneja el PP'.

De la Vega instó al PP a sumarse a los acuerdos de reforma laboral y de reforma del modelo productivo -la ley de economía sostenible- que se van a negociar con los sindicatos y la patronal, para no 'quedarse de nuevo al margen' y dejarse de 'fueguecitos artificiales' y de 'argumentos de quita y pon, o de pon y pon, y muy de derechas'.

El resto de ministros y portavoces del PP secundaron a De la Vega y Soraya en la intensidad del debate.

La ministra de Economía, Elena Salgado, y el portavoz de esa materia del PP, Cristobal Montoro, se acusaron mutuamente de mentir sobre la deuda de España.  Mientras el portavoz popular dijo que el endeudamiento representaba el 44% del PIB durante el Gobierno del PP y este año supera el 55%, la vicepresidenta segunda aseguraba que ese dato era 'mentira' y que con el Ejecutivo popular llegó a estar 'por encima de lo que está la deuda en este momento'. Salgado dijo que si el PP consiguió reducir esa deuda durante sus años de Gobierno fue gracias a la privatización de las empresas y añadió que, además, el coste de financiación de la deuda actual 'es inferior al que tenía cuando gobernaba el PP'.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, se refirió de nuevo a la edad de jubilación. Aseguró que la edad real de jubilación, situada en una media de 63 años y diez meses, es 'relativamente alta' en comparación con otros países, pero pone de manifiesto la necesidad de abordar los 'cambios demográficos' y abrir el debate sobre la ampliación de la edad legal desde los 65 hasta los 67 años.

Miguel Sebastián, ministro de Industria, fue cuestionado por el polémico almacén de residuos nucleares. 'Algo que no es de derechas ni de izquierdas, sino necesario', según el ministro, quien aseguró que se escucharás a las comunidades sobre la ubicación idónea del mismo.

Por su parte, José Blanco, informó de que el ministerio de Fomento adelgazará este año el Plan de Infraestructuras porque hay proyectos que 'el país no puede asumir y que no son imprescindibles'.