Público
Público

El día en que Duran mostró los cuernos a los Ultras Sur

La Policía reprochó al diputado su gesto antes de la final de Copa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, no tiene miedo a enfrentarse a un grupo de ultras del Real Madrid, al menos siempre que haya un potente cordón policial entre él y los hooligans. Del incidente ocurrido minutos antes de la final de la Copa del Rey se sabía que los radicales reconocieron al político y comenzaron a insultarlo '¡Traidor!', le gritaban. Hasta le lanzaron el contenido de un cubata y agredieron a uno de sus acompañantes, según la versión que facilitó su partido, Unió Democràtica, a las agencias de noticias.

Ese relato, sin embargo, no incluía los gestos obscenos que el diputado dedicó a los ultras, ni la actitud desafiante que mostró con un policía, según recogieron los agentes en una nota informativa. El 20 de abril, alrededor de las ocho de la tarde, la Unidad de Intervención Policial (UIP) escoltaba a un centenar de miembros de la peña radical Ultras Sur hasta el estadio de Mestalla, en Valencia, donde se iba a celebrar la final entre el Real Madrid y el Barcelona. En un momento dado, los ultras comenzaron a insultar a un grupo de personas ataviadas con parafernalia del Barça. Los agentes establecieron un cordón en torno a ellos y otro alrededor de los radicales. El oficial al frente del dispositivo no reconoció al político que, protegido por la Policía, sonrió mientras mostraba el dedo corazón a los ultras en repetidas ocasiones e hizo con los dedos la señal de los cuernos, según relatan a Público fuentes conocedoras del informe policial.

El oficial al mando recriminó a Duran i Lleida su actitud porque estaba exacerbando aún más el ánimo de los ultras. De hecho, los agentes tuvieron que utilizar sus defensas contra algunos de los radicales. El oficial, sin saber a quién se dirigía, preguntó al hombre si no le daba vergüenza actuar así a su edad, más aún en presencia de los menores que lo acompañaban, dos sobrinos del diputado. Pero lejos de obedecer a la Policía, Duran i Lleida siguió dedicando los mismos gestos obscenos a los ultras. Incluso se envalentonó con el agente advirtiéndole de que no le chillara.

Un incidente así no suele motivar una nota informativa, pero al revelarse la identidad del protagonista de los hechos, los mandos policiales ordenaron su redacción. El oficial dice que Duran i Lleida pudo incurrir en una infracción administrativa sancionada por la Ley del Deporte, pero que descartó proceder a su identificación porque la prioridad era trasladar a los aficionados radicales sin que se produjeran incidentes graves. En el documento no se recoge ninguna agresión a acompañante alguno del portavoz de CiU, como aseguró Unió.

Los hechos fueron dados a conocer al día siguiente por el vicepresidente de Relaciones Internacionales del Barça,Carles Vilarrubí. 'Fue una experiencia muy desagradable [...]. Llegó muy disgustado', explicó Vilarrubí a RAC1. La noticia motivó que el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, telefoneara al político pidiéndole disculpas por los hechos en nombre de toda la afición madridista.