Publicado: 13.09.2011 08:00 |Actualizado: 13.09.2011 08:00

Dos días de huelga en Madrid contra los recortes de Aguirre

Además de los paros, los días 20 y 21, los sindicatos de enseñanza convocarán dos manifestaciones y dos jornadas reivindicativas. El Gobierno pedirá a las autonomías que no cercenen la educación p&uacute

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los sindicatos de la enseñanza pública madrileña anunciaron ayer un nuevo calendario de movilizaciones que contempla dos días de huelga para la semana que viene en los institutos de Sencundaria. La huelga se celebrará finalmente los días 20 y 21 de septiembre, después de que las asambleas de docentes reclamasen a los sindicatos, a través de una consulta, una respuesta "más contundente" contra los recortes en educación emprendidos por el Gobierno de Esperanza Aguirre, que a juicio de los sindicatos se traducirán en 3.200 interinos menos y una peor calidad de la enseñanza.

Tras cinco horas de reunión, los portavoces de CCOO, UGT, ANPE y CSIF optaron por "cuatro jornadas de movilizaciones" intentando sintonizar al máximo con las aspiraciones de los docentes. Sin embargo, de los 11.000 profesores que respondieron a la consulta de los sindicatos, más de la mitad (el 56%) reclamaba tres días de paros por semana, entre el martes y el jueves.

La huelga de mañana se convertirá en una jornada de reivindicación

Finalmente, los sindicatos optaron por un término medio y convocaron "dos jornadas de reivindicación" y dos de huelga. Así, las jornadas de concienciación tendrán lugar mañana, 14, ya no se celebrará por tanto el paro previamente convocado para esa fecha, al ser festivo en una veintena de localidades madrileñas y el día 20 de septiembre.

Además, a la manifestación ya prevista para mañana entre la plaza de Neptuno y la calle Sevilla (a las 18.30 horas), se suma otra con el mismo recorrido el día 20 y una cadena humana alrededor de la Consejería de Educación prevista para el 21.

Este calendario ha resultado insuficiente para algunos docentes, que empezaron a mostrar su descontento anoche en las redes sociales. El responsable de Educación de CCOO en Madrid, Paco García, dijo que el calendario es "fruto del consenso" y que si los profesores piden más esfuerzos, los sindicatos les escucharán. "Esta es sólo la primera fase, y si la Consejería no retira las instrucciones de inicio de curso, continuaremos con las protestas", apostilló. De hecho, las dos jornadas de huelga de la semana próxima podrían repetirse en las siguientes.

La consejera Figar dice que los paros son "una bofetada" a las familias

Desde la Comunidad, la consejera de Educación, Lucía Figar, aseguró que las dos jornadas de huelga están "injustificadas" y son una "bofetada a las familias que eligen la escuela pública".

Entre tanto, Aguirre continuó negando que haya recortes en educación y acusó a "PSOE, IU, sindicalistas, indignados y a los de la ceja" de mentir. Asimismo, insistió en que lo único que se ha hecho desde el Ejecutivo regional es "pedir al profesorado que en lugar de 18 horas de clase semanales, imparta 20".

Los profesionales, por su parte, siguen saliendo a la calle. Al grito de "yo soy profesor, profesor, profesor", medio centenar de docentes se concentraron ayer frente a la Consejería de Educación. Mientras, dentro del edificio, la titular de Educación, Lucía Figar, apostaba por hacer hincapié en el gasto que supone la educación pública. Así, concluyó que "no sería mala idea" la emisión de facturas en sombra, indicando el coste total de la plaza y la bonificación al alumno "en aras de la transparencia", según Europa Press.

Por su parte, el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, inauguró ayer el curso escolar con una declaración de intenciones que materializará el 14 de octubre en la Conferencia Sectorial de Educación: "Haré un llamamiento a las comunidades para que no recorten en Educación". Aunque el ministro no las citó explícitamente, el mensaje iba dirigido a Madrid, Castilla-La Mancha, Galicia y Navarra, las autonomías todas ellas gobernadas por el PP que ya han empezado a aplicar la tijera en los presupuestos educativos.

Gabilondo reconoció su "inquietud" por las medidas que han tomado algunas consejerías de su ramo y advirtió de que "los verdaderos perjudicados de los recortes son los alumnos". La atención personalizada, los desdoblamientos de aulas, las tutorías y el mantenimiento de planes educativos de largo recorrido, señaló el ministro, pueden ser las primeras víctimas de los ajustes económicos. Por eso, Gabilondo pide a las comunidades "que estén a la altura de las necesidades". Lejos de entablar una "reyerta" con ninguna autonomía y ni si quiera de "intervenir" en sus políticas, el objetivo del Ministerio, dijo Gabilondo, es "coordinar y proponer para garantizar el trabajo de los profesores". Y todo ello con un claro mensaje de fondo: que la educación "debe ser una prioridad a la hora de hacer ajustes".

Aun así, el ministro reconoció que este curso escolar estará "marcado por la austeridad". Habrá un 2,1% más de alumnos que el año anterior (casi ocho millones de estudiantes), pero el presupuesto educativo será un 0,9% inferior (52.254.000 euros). Gabilondo recalcó que habrá más alumnos en todos los niveles educativos.

El ministro también señaló que el fracaso escolar en España retrocedió del 30,7% en 2007 al 25,9% en 2009. Por este motivo, entre otros, el ministro afirmó tajantemente que "no sobran profesores". El año pasado hubo 681.182 y todavía se desconoce el número de docentes que harán falta este curso. "No me parece responsable hacer quinielas con cifras de profesores", argumentó Gabilondo, quien mostró su "respeto" por las huelgas de docentes.

El ministro criticó las declaraciones ya matizadas de Aguirre, sobre las horas lectivas: "Me parece poco presentable el discurso de que los docentes trabajan poco o de que no están respondiendo a lo que la sociedad demanda. (...) No me parece adecuado ni justo".

Las movilizaciones contra los recortes se extienden también a otras comunidades. Es el caso de Castilla-La Mancha, donde ayer tuvieron lugar concentraciones y manifestaciones en cuatro de las cinco provincias de la autonomía. Según UGT, en Ciudad Real salieron a la calle unos 2.000 profesores; en Toledo 1.700; y otros 1.500 en Cuenca y en Albacete. "Un éxito por la afluencia y por la ausencia de incidentes", apostillaron fuentes sindicales, que aún tienen por delante la movilización en Guadalajara para la jornada de hoy, informa Paula Díaz.

Artistas e intelectuales del mundo de la cultura de la talla de Luis García Montero, Joaquín Sabina o José Luis Sampedro denunciaron ayer en un manifiesto los "drásticos recortes que, con la excusa de la crisis, está llevando a cabo el Gobierno de la Comunidad de Madrid en la educación pública". El texto fue presentado ante más de 200 personas por los poetas García Montero y Javier Lostalé y la escritora Almudena Grandes, quien provocó los aplausos del público en numerosas ocasiones tras denunciar reiteradamente que los recortes "no vienen provocados por la crisis" sino que suponen una excusa para implantar el "programa ideológico del Partido Popular". Asimismo, emplazó a la ciudadanía a "luchar con firmeza por la educación pública", ya que se están poniendo "en grave peligro" los derechos adquiridos "en la democracia".