Público
Público

Diez consejos para Gallardón al usar fotos de banco de imágenes

La fotografía que encabeza la nueva web electoral del dirigente del PP fue comprada a un archivo de imágenes y será reemplazada tras la polémica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El equipo del alcalde de Madrid y candidato del PP en las próximas elecciones municipales, Alberto Ruiz-Gallardón, no ha seguido los sencillos consejos que suelen ofrecerse en las páginas de los banco de imágenes, en donde compraron la fotografía de un grupo de figurantes daneses para representar a los votantes del partido en Madrid.

No se debe utilizar una foto de un banco de imágenes cuando puedes hacer tú la foto. ¿Qué puede haber más fácil que reunir a un grupo de personas en una habitación y fotografiarles?

Nunca hay que utilizar imágenes cuya composición suponga un cliché o una imagen que ya haya aparecido en cientos de lugares. Si se promociona algo especial, hay que hacerlo especial.

No hay que hacer fotomontajes chapuzas. Es mejor mostrar una imagen natural que intentar esconder la realidad con trucos que no pasan desapercibidos.

Es un error utilizar fotografías que realmente no reflejan lo que se quiere transmitir. ¿Qué tiene que ver un grupo de ciudadanos daneses con el Ayuntamiento de Madrid?

Hay que evitar el uso de imágenes en baja resolución aunque salgan gratis o más baratas. Sus tamaños serán insuficientes para que el diseño luzca.

Innovar. No ir a lo fácil. Hay que olvidar las imágenes que parecen anticuadas o no profesionales. Lo mejor es una fotografía fresca, tomada esta misma mañana.

Nunca hay que utilizar imágenes en las que las personas tengan una pose excesiva. Es mejor un sonrisa natural, algún mechón de pelo mal colocado y unos ojos que no miren a cámara que una foto estilo orla.

Hay que respetar el encuadre de la foto de serie. Si la foto de archivo no sirve para el espacio al que está destinada, es mejor buscar otra más adecuada.

Clonar es fácil, pero no hay que repetir los elementos que llamen la atención en una imagen. Duplicar el azul del cielo o un césped verde es lícito, multiplicar como clones a las personas de la imagen supone un desastre.

Y nunca, nunca jamás hay que introducir el propio 'producto' en una fotografía de archivo. No va a pasar desapercibido. Gallardón, ¿qué hace un chico como tú en un sitio como éste?