Público
Público

Una de cada diez jóvenes ha sufrido maltrato

Un estudio de Igualdad con 11.000 estudiantes refleja la pervivencia de actitudes de violencia machista entre los adolescentes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Casi una de cada diez adolescentes españolas (un 9,2%) manifiesta haber vivido, en alguna ocasión, situaciones de maltrato por parte de su pareja, como ser insultada, golpeada e, incluso, obligada a realizar determinadas prácticas sexuales. Entre ellos, un 13,1% reconoce haber ejercido dichas actitudes con las chicas con las que salen o que lo pretenden.

Son los resultados del estudio Igualdad y Prevención de la Violencia de Género en la Adolescencia, elaborado por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid. El informe, presentado ayer, recoge las conclusiones extraídas de 11.020 encuestas realizadas a alumnos españoles de entre 13 y 18 años, pertenecientes a 335 centros educativos de todo el país.

Un 7,4% de las alumnas cree que el hombre agresivo es más atractivo

El control sobre la pareja y el aislamiento con respecto a sus amistades son algunos de los preocupantes comportamientos que más se manifiestan en los adolescentes. Así, un 6,98% de las chicas dice haber sido controlada por su pareja 'a menudo o muchas veces', y un 6,09%, 'alejada de sus amistades'. En cuanto a ellos, el 2,72% de los consultados reconoce haber controlado 'hasta el más mínimo detalle' a su novia, así como el 1,97% que ha intentado aislarla de sus amistades.

Pese al reconocimiento de estas prácticas, un alto porcentaje de los encuestados no admite que estas conductas puedan ser consideradas como 'maltrato'. El 35% de los chicos y un 26,2% de las chicas no consideran que 'controlar todo lo que hace' pueda ser un comportamiento de maltratador. Un 18,8% de ellos cree que 'insultar' no es sinónimo de maltrato. E incluso un 10,1% de ellas también lo cree así. Decir a su pareja que 'no vale nada' no es considerado un síntoma de machismo para el 30,7% de los adolescentes, frente al 18% de ellas.

La diferencia entre chicos y chicas se hace aún más visible cuando la violencia es relacionada con actitudes sexistas. Un 22,7% de los alumnos y un 7,2% de las consultadas está 'bastante o muy de acuerdo' en que es 'justificado agredir a alguien que te ha quitado lo que era tuyo'. De media, el 13,7% de los chicos justifica, en conflictos de sexo, el uso de la violencia frente al 4,3% de ellas.

Un 18,8% de los chicos no cree que insultar sea maltrato

Los analistas de los resultados dividen a los adolescentes en tres grupos: con buena protección frente a la violencia de género, con protección intermedia y víctimas de situaciones de violencia machista/maltratadores. Un 76,14% de las chicas y un 64,7% de los chicos pertenecen al primer conjunto. Son aquellos estudiantes que 'rechazan de forma generalizada el sexismo, la violencia en general y, especialmente, la violencia de género'.

Pero no deja de existir un pequeño porcentaje de adolescentes en el tercer grupo. Un 4,96% de las chicas son 'víctimas de violencia de género', es decir, son las que han vivido situaciones de maltrato con cierta frecuencia y justifican el sexismo y la violencia en mayor grado que las pertenecientes al primer grupo. Aun así, 'la mayor justificación no está asociada a su mayor exposición a la violencia de género', aclara el informe.

Asimismo, un 3,21% de los chicos está entre los clasificados como 'maltratadores'. Son los que reconocen ejercer el maltrato a su pareja con frecuencia y justifican los tres factores de sexismo y violencia muy por encima de los otros dos grupos.

La encuesta demuestra que algunos tópicos machistas persisten en las nuevas generaciones en ambos sexos. La siguiente afirmación: 'El hombre que parece más agresivo es más atractivo', es refrendada por un 10,7% de los chicos y un 7,4% de las chicas.

La percepción de los adolescentes al respecto de la violencia de género es diferente por sexos. El porcentaje masculino duplica al femenino en sentencias como: 'Si una mujer maltratada no abandona a su pareja es porque no le disgusta del todo esa situación' (10,9% frente a un 5,4%); 'Para tener una buena relación la mujer no debe llevar la contraria al hombre' (12,2% y 5,8%); o : 'Por el bien de los hijos, conviene que la mujer no denuncie a su marido, aunque tenga que soportar su violencia' (9,2% y 5,8%).

El informe relaciona los resultados a cuestiones de 'mentalidad machista' con las respuestas a dilemas de 'violencia sexista' y concluye que el machismo adolescente es la principal 'condición de riesgo' para la violencia de género posterior.

Por último, el estudio analiza los mensajes sobre violencia, dominio y sumisión que los adolescentes reciben de los adultos. Gran cantidad de los encuestados reconoce escuchar 'a menudo' tópicos como que 'los celos son una expresión de amor' (33,5% de chicos y un 29,3% de las chicas), o consejos poco recomendables, como 'si alguien te pega, pégale tú' (34,2 y 17,6% respectivamente).

Para la esperanza quedan otros mensajes positivos que reconocen recibir de los mayores. Así, el 90,5% de ellas y el 83,6% de ellos ha escuchado que 'una buena relación de pareja debe establecerse de igual a igual'.

Teléfono gratuito de atención a la mujer maltratada: 016

Recursos. Necesidades materiales

Según el 85,2% de los profesores encuestados (2.727), es necesario disponer de material adecuado que facilite el tratamiento de la temática de la violencia de género en el aula.

Formación. Necesidad de especialización

Un 84,2% de los docentes considera importante obtener formación especializada en prevención de la violencia. Un 81,3% cree necesario formar al profesorado de forma específica en la prevención de la violencia de género.

Mejoras. Plan de convivencia

Implantar o mejorar el Plan de Convivencia de los centros, haciendo que en este proyecto se incluyan los temas relacionados con la violencia machista, es otra de las medidas que la mayoría del profesorado español (un 80,5%) considera como fundamentales para favorecer la prevención en los colegios.