Público
Público

Diez parlamentarios se reparten 12 millones de euros en acciones

Los más destacados son siete diputados conservadores y tres socialistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Son el top ten de los diputados accionistas. Una decena de parlamentarios del Congreso de los Diputados se reparte 12 millones de euros en activos financieros o títulos empresariales, lo que supone el 66% del dinero total que tienen invertido los diputados españoles en distintas entidades.

El selecto grupo está compuesto, principalmente, por representantes del PP. Siete de ellos se encuentran entre estos diez primeros puestos de inversores, frente a tres del PSOE. Entre estos últimos está el propio presidente de la Cámara baja, José Bono, cuyas acciones, repartidas en dos empresas, están valoradas en más de 1,6 millones de euros.

López Amor, ex director de RTVE con Aznar, es quien más tiene invertido

El ranking, elaborado sin tener en cuenta las inversiones de los diputados que no han declarado su valor, lo encabeza el conservador Fernando López-Amor. Su patrimonio activo asciende a más de 2,8 millones de euros que, en su declaración, el diputado ha detallado a medias.

Entre las participaciones empresariales del que fuera el primer director general de Radiotelevisión Española con José María Aznar figuran valores sin cotización en Loamsa, El Malvecino SL, Fotovoltaica Tarazona, I. A. Castilla y Bodegas Fuenmayor. Pero las inversiones más valiosas que declara López-Amor y que suman más de 2,2 millones de euros las clasifica como 'valores sin cotización oficial'. Por tanto, no especifica cuáles son las sociedades a las que pertenecen.

El segundo puesto de la lista lo ocupa el también parlamentario del PP Javier Gómez Darmendrail, que acumula un saldo de activos por más de 2,4 millones de euros. Se da la circunstancia de que el diputado figura, además, entre los representantes con más patrimonio. Es dueño de 18 casas, dos edificios de viviendas y cuatro coches de alta gama. Darmendrail reparte sus inversiones entre acciones de la empresa Darmen SL, el Banco Santander y Telefónica.

Las participaciones empresariales de Bono ascienden a más de 1,6 millones

Le sigue su compañero de partido Andrés Ayala, con más de 1,7 millones en tres empresas, y Bono, cuyo patrimonio activo está compuesto por 80 participaciones de la Hípica Almenara de Alicante, donde el presidente del Congreso dispone, además, de una finca, y de 2.976 participaciones de la Atalaya 52 SL.

No sólo por el valor de sus acciones 693.000 euros sino también por el número de empresas en las que participa destaca el diputado del PP José Ignacio Landaluce, que ocupa el puesto sexto de la clasificación. Según su declaración, el conservador posee activos en cinco empresas diferentes relacionadas con la sanidad.

El secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Eduardo Madina en el séptimo lugaracumula acciones de Telefónica y del BBVA por 673.000 euros. En 2006, el diputado del PSE recibió por parte de la Audiencia Nacional la indemnización más alta de la historia concedida a una víctima del terrorismo, que ascendió a tres millones de euros.

Caldera no valora sus acciones por «la volatilidad de los mercados»

Entre estos inversores con mayor patrimonio activo también está la diputada del PP y alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, que ha invertido más de 64.000 euros en dos compañías del sector turístico. La lista la completan los diputados conservadores Ignacio Llorens 811.112 euros en participaciones empresariales y Alejandro Ballestero 651.816, así como el parlamentario socialista Román Ruiz Llamas 602.763.

A la hora de confeccionar este listado no se han tenido en cuenta los fondos de inversión ni las participaciones en instituciones de inversión colectiva. La diputada que más tiene en ese tipo de valores es la ex ministra Mercedes Cabrera, con más de seis millones y medio de euros.

El vicepresidente ejecutivo de la Fundación Ideas, Jesús Caldera, declara un paquete de acciones de hasta siete empresas que cotizan en el Ibex 35, pero no cuantifica su valor debido 'a la extrema volatilidad de los mercados'.