Público
Público

Uno de los dimisionarios dice que se sentía en "un tribunal secuestrado"

El vicepresidente del TC Eugeni Gay, el más duro en sus repoches a los partidos políticos por incumplir sus obligaciones y desvirtuar la institución al retrasar las renovaciones.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los tres magistrados del Tribunal Constitucional que han presentado esta mañana su dimisión han coincidido en acusar a los partidos políticos de incumplir sus obligaciones y desvirtuar la institución al retrasar las renovaciones. El vicepresidente, Eugeni Gay, ha llegado a asegurar que tiene la impresión de formar parte de un 'tribunal secuestrado'.

Elisa Pérez Vera, Javier Delgado y Eugeni Gay han presentado su renuncia en unos escritos que han dirigido al presidente del Constitucional, Pascual Sala, quien deberá decidir ahora si acepta o rechaza sus dimisiones. El mandato de estos tres magistrados finalizó en noviembre de 2010 pero permanecen en sus puestos por el retraso del Congreso de los Diputados en designar a sus sucesores.

El escrito de Gay es el más largo y contundente, y en él el vicepresidente asegura que el retraso en la renovación del tribunal es una 'grave disfunción' en su funcionamiento. 'La situación en la que nos encontrábamos y los temas sobre los que debíamos deliberar y fallar exigían el estricto y escrupuloso cumplimiento del respeto al principio del juez predeterminado por la ley, en este caso por la propia Constitución', dice el magistrado.

El vicepresidente asegura que anunció a sus compañeros su intención de dimitir el 15 de noviembre de 2010, en el primer pleno que se celebró tras la finalización de su mandato. Gay afirma que no lo hizo porque le comunicaron que había 'fundadas esperanzas' de que la renovación se produjese 'en pocos días'.

Su escrito también recuerda que el retraso en las renovaciones también provocó que algunos representantes procesales, en este caso la Generalitat y el Parlamento de Cataluña, cuestionasen la legitimidad del Constitucional para dictar sentencia sobre el Estatuto de Catalunya.

El magistrado se queja además de que el Congreso de los Diputados también debería haber designado desde hace dos años al sustituto de Roberto García Calvo, fallecido en mayo 2008.

Gay apunta por último a los partidos políticos al señalar que realizar la renovación del Constitucional a tiempo es 'una obligación' y no una 'conveniencia o necesidad'.

El magistrado Javier Delgado, por su parte, se limita a señalar en un breve escrito que su periodo en el TC 'ha transcurrido ya muy sobradamente' y que los partidos políticos no han respetado 'el mandato constitucional'.

'Una vez más he de destacar que las cosas salen mejor cuando se cumple la Constitución y salen peor cuando no se cumple', señala Delgado en su escrito antes de añadir que su dimisión se produce también por 'razones personales'.

Elisa Pérez Vera, por su parte, señala que se ha visto 'en la obligación' de presentar su renuncia ante el retraso en la renovación del tribunal, una dilación que a su entender 'desvirtúa' el tribunal.

La magistrada, que elaboró la primera ponencia sobre el Estatuto de Catalunya, que fue rechazada, señala que su decisión ha sido 'muy meditada' y responde a 'motivos institucionales'. Indica por último que a las razones 'institucionales' se suman 'poderosos motivos personales en los que no procede entrar'.

Los cesantes anunciaron a sus compañeros su intención de dimitir en el pleno celebrado el pasado martes. Tanto Pérez Vera como Delgado presentaron sus renuncias al presidente del Constitucional esta misma mañana, mientras que Gay lo hizo el pasado miércoles.