Público
Público

el dinero de la iglesia Los obispos se ahorran cien millones al año en sueldos y cotizaciones de curas viejos

La Conferencia Episcopal admite que “no todos cotizan”, ya que la mayoría de la plantilla de 18.576 párrocos ejerce mientras cobra la pensión pública de jubilación

Publicidad
Media: 2.43
Votos: 7
Comentarios:

Sala de prensa de la Conferencia Episcopal Española. CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA

El Estado mantiene con pensiones públicas a la mitad de los 18.576 curas que siguen en activo y dirigen parroquias en España, una situación que permite a los obispos ahorrarse, con todas las de a ley, en torno a cien millones de euros al año, más de 17 de ellos en cotizaciones a la Seguridad Social.

La última Memoria de Actividades  de la Conferencia Episcopal, correspondiente al año 2015, recoge cómo un total de 18.576 sacerdotes atendían, “junto con otras realidades diocesanas”, las 23.071 parroquias adscritas a las 69 diócesis territoriales y cómo “el importe de las cotizaciones pagadas a la Seguridad Social por el conjunto de sacerdotes diocesanos fue de 16.233.383 euros”.

“Los sacerdotes cotizan por el Salario Mínimo Interprofesional”, añade la memoria, que revela un evidente descuadre de datos en las cuentas eclesiásticas, cuyos números nunca han sido fiscalizados por el Tribunal de Cuentas pese a que su principal fuente de ingresos es estatal: los fieles solo cubren un tercio de sus gastos.

Bases teóricas y sueldos reales FRANCISCO BLAZQUEZ

El peculiar sistema de Seguridad Social del Clero, establecido en pleno periodo preconstitucional, en 1977, y actualizado treinta años después , asimila a los clérigos católicos con los trabajadores por cuenta ajena, lo que, con la excepción de las contingencias que no les cubre el sistema (desempleo, baja, maternidad, paternidad, embarazo de riesgo y contingencias durante la lactancia), deja su cotización en el 23,6% del salario.

El sistema de Seguridad Social del Clero permite a los obispados ahorrarse más de cien millones de euros al año

El salario mensual teórico de esos 18.576 curas ascendía en 2015 a algo más de doce millones, ya que el SMI estaba en 648,60 euros mensuales, lo que, con doce mensualidades, arrojaría al cabo del año una masa salarial de 144,58 millones de la que se derivan cotizaciones por valor de 34,12 millones, 17,8 menos de los desembolsados. El cálculo se efectúa sobre el SMI mensual en lugar de con el anual prorrateado, algo que encarecería un 16,6% la factura.

En cualquier caso, el salario anual real, con sueldos efectivos de en torno a 800 euros mensuales, tal y como han explicado dirigentes episcopales, y sin contabilizar como pago en especie, por ejemplo, el disfrute de edificios religiosos como vivienda, superaría los 175 millones, más una cifra superior a los 40 para el Seguro. Sin embargo, el sistema de Seguridad Social del Clero permite en la práctica a los obispados ahorrarse alrededor de la mitad de esas dos cifras, más de cien millones de euros al año, al pasar la mitad de sus destinatarios a vivir con la pensión.

La cúpula de la Conferencia Episcopal (el presidente, Ricardo Blázquez,el vicepresidente, Antonio Cañizares, y el secretario general, José María Gil Tamayo) en un encuentro con el Papa Francisco, en su despacho en el Vaticano.

“No todos cotizan”

“No todos cotizan a la Seguridad Social del Clero”, que es el “importe que figura en la memoria”, admiten fuentes de la Conferencia Episcopal, que apuntan los dos motivos por los que se da esa situación.

“En unos casos, por edad y/o normativa canónica se encuentran en situación de pensionistas”, con lo que “pueden seguir colaborando en labores pastorales pero no perciben su sustentación base de la Iglesia”.

En otros, añaden, los curas “se encuentran dados de alta en otros regímenes distintos por realizar actividades que así lo requieren”, caso de la enseñanza, que en el caso de España incluye 2.593 colegios y 15 universidades de orientación católica.

El sueldo de un obispo se sitúa en el entorno de los 1.250 euros mensuales, aunque sus costes salariales ascienden, según la memoria, a 2,12 millones de euros. Hay 70 con sede, más los auxiliares, los eméritos y alguno más sin destino.

Solo uno de cada cinco religiosos cotiza

El número de parroquias, que participan activamente en las colectas y suscripciones que generan cada año 320 millones a las arcas diocesanas, ha aumentado, al pasar de 22.851 en 2010 a 23.071 cinco años después, mientras el número de párrocos descendía en ese mismo periodo de 19.892 a 18.976.

Mientras tanto, y dentro de la situación de crisis que atraviesa la iglesia católica en España pese a las potentes ayudas públicas, sigue descendiendo también el número de religiosos, como frailes y monjes, que cotizan como autónomos, que en dos años han pasado de 12.233 a 11.393, una reducción de casi el 7% que se suma a las casi 7.000 bajas registradas entre 2007y 2015.

Pese a las potentes ayudas públicas, sigue descendiendo también el número de religiosos que cotizan como autónomos

Los cotizantes son poco más de la quinta parte de los 55.367 clérigos que contabiliza la propia Conferencia Episcopal, varios centenares de los cuales también dirigen parroquias.

El sistema de cotización de los religiosos católicos se aplica también a los ministros de Iglesias adscritas a las federaciones de Entidades Religiosas Evangélicas y de Comunidades Israelitas de España, así como a los clérigos e imanes de las Comunidades Islámicas de España y, por extensión, a los “demás ministros de otras iglesias y confesiones religiosas debidamente inscritas en el correspondiente Registro del Ministerio del Interior, y que hayan sido incluidos en el campo de aplicación del Régimen General de la Seguridad Social”.