Público
Público

"Dios sabe que no pegué al engrasador"

Los dos piratas somalíes que están siendo juzgados en la Audiencia Nacional por el secuestro del 'Alakrana' se presentan como víctimas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Presentarse como víctimas y negarlo todo. Esa ha sido la estrategia seguida por los dos piratas somalíes a los que se está juzgando en la Audiencia Nacional por el secuestro del buque 'Alakrana'. Tanto Raageggesey Hassan como 'Abdu Willy' asesguraron que fueron víctimas del grupo que aprehendió el pesquero.

Raageggesey también negó además la agresión relatada la pasada semana ante el tribunal por el engrasador Gaika Iturbe.

'No participé en nada, soy una persona que secuestraron, cogieron a la fuerza y luego tiraron', aseguró, después de decir a la presidenta del tribunal, Angela Murillo, que sólo pensaba responder 'a las cosas que verdaderas, a las mentiras no'.

El acusado —que declaró en somalí con traducción— ofreció un relato de los hechos similar al de 'Abdu Willy' y basado en los mismos argumentos del primer acusado.

Así, relató que se encontraba pescando con su compañero cuando fueron abordados por el grupo de piratas que habían secuestrado el 'Alakrana'. ' Ni siquiera me dí cuenta de cómo llegaron los secuestradores. Nos obligaron a levantar las manos, nos ataron y nos obligaron a bajar de la barca', explicó en respuesta a preguntas del fiscal Jesús Alonso.

Raageggesey Hassan Aji agregó que tanto él como 'Abdu Willy' estaban 'en las mismas condiciones que la tripulación del 'Alakrana''.

Al igual que su compañero aseguró que los piratas les entregaron armas una vez subieron al pesquero español pero matizó que estaban descargadas. 'Vaciaron el cargador delante de nosotros', añadió.

El acusado, que defendió que los verdaderos piratas les colocaron en ambos extremos del barco para dar la apariencia de que vigilaban armados a los tripulantes, negó haber agredido al engrasador Gaizka Iturbe ni a ninguna otra persona en el barco español.

'Dios sabe que no', dijo y añadió que ni siquiera habló a nadie ni nadie me le habló a él durante el tiempo que estuvo en el barco.

Iturbe indicó al tribunal la pasada semana que este acusado le propinó un culatazo en un costado.

Hassan Aji explicó que una vez terminó la labor de falsa vigilancia asignada por los secuestradores, éstos les dejaron marchar. Agregó que una vez volvieron a la barca no vieron ninguno de los objetos que fueron localizados allí tras su detención, entre ellos 2.500 dólares, dos móviles y una navaja de Albacete. 'Todo eso era de los piratas', dijo, sin explicar los motivos por lo que fueron depositados allí.

El y el otro acusado, 'Abdu Willy', se enfrentan a 220 años de cárcel por 36 delitos de detención ilegal —6 años por cada uno de los marineros— y robo con violencia y uso de armas, que está tipificado con 4 años más. Las acusaciones particulares de cuatro marineros les acusan, además, de un delito de asociación ilícita.

En su escrito provisional de acusación, el fiscal Jesús Alonso mantiene que el 'Alakrana' fue secuestrado 'mediante el uso de la fuerza y la intimidación por parte de un grupo muy numeroso de personas procedentes de la costa de Somalia' con la intención de obtener un rescate del armador del barco a cambio de la liberación de los pescadores.

El Ministerio Público defiende que tanto 'Abdu Willy' como Raageggesey Hassan Aji formaban parte del grupo de asaltantes y fueron detenidos por efectivos de la Fuerza de Actuación Atalanta cuando abandonaban el atunero en un esquife.

El juicio continuará esta tarde con la declaración del patrón del barco, Ricardo Blach.