Público
Público

La disciplina de voto hace fracasar el referéndum

CiU no firma la petición, suscrita por 18 diputados, uno de ellos del PSOE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Finalmente son 18 los diputados que reclaman un referéndum para validar la última reforma constitucional que sacraliza el límite de déficit en la norma fundamental. Estos parlamentarios presentaron ayer sus firmas en el Congreso reclamando a los diputados del PSOE y CiU que discreparon con esta modificación exprés que expliquen por qué, finalmente, han dado un paso atrás para no respaldar la consulta.

Sólo el ex secretario general de CCOO Antonio Gutiérrez, adscrito al Grupo Socialista, ha roto la granítica disciplina de la bancada del PSOE para apoyar con su aval 'de los primeros', según los impulsores de la iniciativa el referéndum. Los representantes de ERC (3), BNG (2), CC (2), IU (1), ICV (1), NaBai (1) y UPyD (1) registraron su petición en un trámite que cumplimentarán hoy los seis diputados del PNV. Sumarán, con Gutiérrez, 18 parlamentarios, lejos de los 35 requeridos el 10% del Congreso o el Senado, donde habrían bastado 26 para forzar la consulta.

Antonio Gutiérrez avala con su firma la consulta sobre la reforma

'La reforma, acometida al margen de la voluntad popular, afecta al núcleo central de la Constitución', argumentó el portavoz de IU, Gaspar Llamazares, para exigir el referéndum. A su juicio, la modificación constitucional pactada en 48 horas por PSOE y PP acredita que los dos grandes partidos 'no escuchan a los ciudadanos ni al movimiento de indignación, que pide una democracia más participativa y un Estado más social'.

'Podemos discutir si es legal, pero no si es una reforma legítima', abundó el responsable de ERC, Joan Ridao, que acusó a socialistas y conservadores de 'perpetrar una modificación constitucional 'antidemocrática, antisocial y rabiosamente centralista'. 'El Gobierno sólo escucha con la oreja derecha', concluyó, en una comparecencia conjunta con el resto de grupos que reclaman un referéndum.

PNV, ERC, BNG, CC, IU, ICV, NaBai y UPyD respaldan la iniciativa

Núria Buenaventura, de ICV, lamentó 'que no existan 35 diputados valientes' para pedir una consulta sobre la reforma que blinda 'la política de derechas de un partido que se dice de izquierdas: el hecho de que primero van los bancos y después las personas'.

'Resulta inadmisible desde el punto de vista democrático que la Constitución pretenda imponer una solución económica única que atiende a las tesis más neoliberales', criticó el portavoz del BNG, Francisco Jorquera, al defender una iniciativa que reclaman 'muchos ciudadanos que piden una democracia de más calidad, más participativa, aunque PSOE y PP no estén por la labor'.

'Lo hacemos por patriotismo democrático', defendió el diputado de Coalición Canaria Fernando Ríos. 'Los ciudadanos tienen derecho a que no se les hurte su voluntad', explicó en esta cadena de críticas al pacto suscrito entre conservadores y socialista.

Uxue Barkos, de NaBai, también prestó su firma para unirse a esta 'minoría resistente', igual que hizo la portavoz de UPyD, Rosa Díez, que no acompañó al resto de grupos para poder atender otros compromisos parlamentarios.