Público
Público

Discursos perfilados, convincentes y brutales

 Algunos de los mejores discursos escuchados en el Parlamento han salido de la pluma de José María Lassalle, uno de los hombres de confianza de Rajoy  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Algunos de los mejores y más crueles discursos escuchados en el Congreso de los Diputados en las dos últimas legislaturas, pero muy en particular en la de 2004, fueron pronunciados por Mariano Rajoy, pero siempre se ha dicho que la pluma que estaba detrás de los párrafos más perfilados, elegantes y brutales era la de José María Lassalle, a quien el propio presidente del PP se ha referido alguna vez como uno de sus hombres de confianza.

Casado con la diputada del PSC Meritxell Batet, Lassalle (Santander, 1966) es diputado, doctor en Derecho, profesor y autor del ensayo Liberales. Un compromiso público con la virtud. Con motivo de su publicación, Pedro Vallín le hizo una estupenda entrevista en La Vanguardia y la verdad es que daba gusto ver la propiedad, tolerancia y precisión con que se expresaba. Pero como estaba poniéndose estupendo, al final Vallín le preguntó: 'Oiga, una pregunta más pegada al suelo: ¿presentar recursos de inconstitucionalidad contra la Ley del Aborto y la de las bodas gays es liberal?'. Y Lassalle respondió: 'El sistema de recursos ante terceras instituciones es liberal, pero el respeto a la libertad de la moral y de la conciencia es también muy liberal. Y eso es todo lo que le voy a decir sobre el particular'. Puro Rajoy. Sí pero no, no pero sí. Es difícil saber si Lassalle estaba imitando a Rajoy o es Rajoy el que lleva años copiando a Lassalle. Como es difícil saber si Lassalle firmaría con su propio nombre aquellas piezas oratorias tan brillantes pero tan descarnadamente desleales con el Estado que leía Rajoy. He aquí, como diría el mafioso Johnny Caspar de Muerte entre las flores, un interesantísimo asunto ético sobre el que no se ha reflexionado lo suficiente.

Suele apuntarse a José María Lassalle como autor de sus mejores discursos

Cuando Rajoy pierde las elecciones de 2008, su situación política es desoladora. Nadie da un centavo por él. La prensa de derechas que hoy lo ensalza quiere liquidarlo. Pero Rajoy aguanta. En esos momentos sólo parece contar con tres fieles: Carmen Martínez Castro, hoy y entonces su jefa de prensa; Esteban González Pons, que en esas fechas aún no se había convertido en el príncipe de las metáforas que ahora es; y Jorge Moragas, diplomático que sería su jefe de gabinete y pieza clave en la renovación de los equipos de confianza del presidente. Dos de ellos, Carmen y Esteban, acompañaron a Rajoy el lunes 7 en el debate televisivo con Rubalcaba. También estuvieron esa noche con el candidato Ana Mato, Tomás Yribarren, Jorge Rábago y Pedro Arriola, el sagaz sociólogo que aconsejó a Rajoy hacerse el muerto y acertó.

Internamente se ha apoyado en María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría y Javier Arenas, que ha sido sucesivamente apoyo de los predecesores de Rajoy como lo será seguramente de sus sucesores. Rajoy también se apoyó en su día en Francisco Camps, pero ese nombre apenas se pronuncia ya en la planta noble de Génova 13. Si Rajoy vence el 20-N probablemente volveremos a escuchar discursos brillantes en el Congreso. Brillantes, pero no crueles. Liberales, pero no desleales. Serán discursos públicamente comprometidos ¡por fin! con la virtud.