Público
Público

El domingo los relojes se deberán retrasar una hora

Unos 70 países de todo el mundo reducirán el consumo de energía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como sucede todos los últimos domingos del mes de octubre, los relojes se deberán retrasar en la madrugada del sábado al domingo una hora. A las tres de la mañana, volverán a ser las dos.

De acuerdo a la Directiva Comunitaria que rige el Cambio de Hora, miles de hogares pasarán al 'horario de invierno' que afecta a todos los países miembros de la Unión Europea. El cambio pretende reducir el consumo de energía, haciendo coincidir el comienzo de la jornada laboral con las horas de luz natural.

Si se mantuviese el horario de verano, amanecería en torno a las 9.30 horas y no compensaría la reducción en el aprovechamiento de luz natural de la mañana con el aumento de horas de sol por las tardes.

Junto a los miembros europeos, más de 4o países se suman cada año a una medida ahorrativa en la que participan todos los países industrializados, excepto Japón.

En la primera guerra mundial, algunos países la adoptaron por primera vez con el objetivo de ahorrar combustible y durante la crisis del petróleo de 1973  permitió que los países industrializados pudieran hacer frente al contexto de carencia energética.

La Directiva Comunitaria que rige el Cambio de Hora está avalada por las conclusiones de un estudio sobre su alcance y efectos realizado por encargo de la Comisión Europea y presentado al Parlamento en 1999. Tras analizar exhaustivamente las repercusiones de la medida, el estudio concluye que tiene impactos positivos no sólo sobre el ahorro de energía sino sobre sectores como el transporte, las comunicaciones, la seguridad vial, las condiciones de trabajo y los modos de vida, la salud, el turismo o el ocio.

Aunque, según los expertos, el cambio de horario afecta al reloj biológico, pudiendo provocar trastornos en el sueño, especialmente en niños y ancianos, es algo temporal, que suele superarse en dos o tres días.