Público
Público

DRY propone que los ciudadanos puedan votar las leyes por Internet

La propuesta pretende sustituir los votos de los diputados por el de los internautas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Democracia 4.0. Es el nombre que Democracia Real Ya (DRY), convocante del 15-M, ha decidido darle a una propuesta que pretende acercar las decisiones políticas a los ciudadanos y remozar el concepto de soberanía popular. La idea es que los ciudadanos puedan votar por Internet, obteniendo un certificado digital expedido por el Congreso, todas las leyes que los grupos políticos y el Gobierno decidan presentar en la Cámara Baja.

Cada millón de votos recibido por Internet sustituiría el voto de 10 diputados, restando el porcentaje a cada uno de los 350. Por ejemplo, una ley que ahora se aprueba con 176 votos a favor y 174 en contra de los diputados electos, podría verse rechazada si votase ese millón de personas por Internet y lo hicieran todos en contra. Según el sistema que ha presentado el abogado Juan Moreno Yagüe y el miembro de DRY, Francisco Jurado, al añadirse el resultado de la votación ciudadana, el resultado final sería de 171 votos a favor. 179 en contra. Se hubiera echado para atrás la norma. 'Con este sistema, se podría haber parado la reforma de la Constitución', puso Moreno Yagüe como ejemplo.

DRY, que explica en detalle su propuesta en la web www.demo4punto0.net, argumenta que, con ella, se quitaría a los políticos el cheque en blanco que se les da cada cuatro años y se les obligaría a argumentar las decisiones que toman. “En el siglo XIX no cabíamos todos en un Parlamento, pero ahora, con Internet, sí”, resume Jurado. “Es supervisión pura, como mínimo, se crea el derecho de veto de los ciudadanos de manera instantánea y obligaría a los diputados a tomarse en serio su trabajo, a sabiendas de que muchos ojos los fiscalizan”. “Reclamamos nuestro derecho a decidir nuestro futuro. Las leyes son por y para nosotros”, afirma DRY.

Jurado también rompió una lanza por el papel de internet. “Ha llegado la hora de reconocer el papel fundamental que tiene internet. Existe una brecha digital, una discriminación de facto entre las personas que pueden permitirse una conexión a la red y a las que no”. Para resolver el problema, DRY propone que se aborde un plan “ambicioso” que lleve internet a “todos los rincones del país”. “Si bien abarcar cada vivienda será difícil, sí que es posible habilitar centros públicos provistos de ordenadores y de conexión y que tuvieran como único fin permitir a las personas el voto electrónico y otros procedimientos de participación”.