Público
Público

El dueño del asador protabaco incumple la orden de cierre

Recibe a los inspectores de Sanidad fumando un puro y tilda al Gobierno de "dictatorial, marxista y terrorista"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El propietario del restaurante 'Asador Guadalmina' de Marbella (Málaga), José Eugenio Arias, asegura que no cerrará, a pesar de haber recibido por parte de la Delegación Provincial de Salud de la Junta de Andalucía el acta de cierre provisional por incumplir la Ley Antitabaco y permitir a sus clientes fumar dentro del establecimiento. Arias, que  ha recibido a los inspectores de la Junta fumandose un puro en su establecimiento según La Opinión de Málaga, ha calificado al Gobierno de 'dictatorial' y 'terrorista'.

Dos agentes de la Policía Nacional se han personado esta tarde en el 'Asador de Guadalmina' de Marbella, que se niega a acatar la orden de cierre de la Junta de Andalucía por haber dejado fumar en el local en contra de la Ley Antitabaco y que sigue funcionando con numerosos clientes.

Los policías han llegado al establecimiento pasadas las 19.00 horas, aunque no han podido entrar porque el propietario, José Eugenio Arias-Camisón, no se lo ha permitido al carecer de orden judicial, aunque sí ha dejado acceder al local a dos inspectores de la Junta.

Una inspectora de la Consejería de Salud había ido al restaurante a las 17:10 horas para comunicar la decisión administrativa, que se basa en el incumplimiento de 'todos los requerimientos que le ha hecho la Autoridad Sanitaria'.

El asador ha registrado hoy una elevada presencia de clientes a la hora del almuerzo, muchos de los cuales permanecían esta tarde en el local y abuchearon a la inspectora que ha notificado el cierre, al tiempo que aplaudieron a la familia propietaria. Algunos de los clientes han gritado frases como 'no se cierra' o 'dictadores comunistas'.

Tras la entrega de la notificación, el propietario del establecmiento, recién llegado de Madrid, donde ha estado esta semana recogiendo firmas en apoyo a su 'insumisión', ha expresado a los periodistas su intención de seguir abierto pese a la orden de cierre.

La consejera de Salud, María Jesús Montero, había anunciado esta mañana la entrega de la resolución provisional de cierre del local y había advertido de que en caso de que no se acatara, procederían al 'precinto provisional' de las instalaciones.

El dueño, para quien la resolución de la Junta supone una prevaricación, ha asegurado que defenderá su negocio 'hasta la muerte'; que morirá 'matando' y que si le cierran tendrán que llevarle 'esposado'.

El dueño del asador protabaco ha declarado que 'morirá matando'

Ha añadido: 'han conseguido lo que querían, que era que dejara de recolectar firmas por toda España porque saben que las voy a conseguir'.

También ha afirmado que está en el uso de sus 'derechos constiucionales como ciudadano' y que no va a consentir 'este atropello por parte de este 'Gobierno dictatorial', marxista y terrorista'.

Ha destacado que únicamente puede cerrar su negocio la Guardia Civil con una orden judicial y que ha intentado contactar con la alcaldesa marbellí, Ángeles Muñoz (PP), para advertirle de los problemas que puede tener la Policía Local si intenta cerrar el local.

Ha dicho que no les dejaría entrar salvo que fuera para pedirle la licencia de apertura 'porque están en su derecho' y se la dejará 'por decimosexta vez'.

Tras un vistazo rápido al expediente que le han entregado, ha declarado que le ha dado 'risa'. El encargado del local ha firmado la recepción de la notificación, pero ha escrito un 'no conforme' en la misma.