Público
Público

Los duques trasladaron en agosto su consultora a la sede empresarial de DiegoTorres

Aizoon comparte domicilio social con las compañías del imputado desde entonces.  El apoderado es un supuesto testaferro nombrado en 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La renuncia a la presidencia del Instituto Nóos en 2006 por parte de Iñaki Urdangarin no supuso el fin de su relación con Diego Torres, su antiguo número dos e impu-tado por el supuesto desvío de fondos públicos a través de esa entidad. Ni siquiera la mudanza de los duques de Palma a Washington en 2009 puso fin al vínculo con este y otros investigados. Según ha conocido Público, Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina trasladaron el pasado 2 de agosto, hace sólo tres meses, la sede de su inmobiliaria Aizoon al mismo domicilio social de otras firmas propiedad del imputado Diego Torres y su esposa, Ana María Tejeiro Losada.

Desde que el Instituto Nóos apareciera vinculado al caso Palma Arena, se ha defendido la inocencia de Iñaki Urdan-garin con el argumento de que el duque había abandonado en abril de 2006 la presidencia del organismo, cargo que había ocupado desde noviembre de 2004. El Instituto Nóos, una entidad no lucrativa, había organizado el I Illes Balears Forum por encargo del Govern de Jaume Matas. Antes de que se celebrara la segunda edición y tras distintas noticias en prensa denunciando irregularidades, Urdangarin dejó Noos y fue contratado en Telefónica.

La sede de las empresas en Barcelona fue registrada el lunes

El lunes, agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía registraron la sede de las empresas en la calle Balmes de Barcelona por orden del juez José Castro, instructor del caso Palma Arena y de la pieza separada en la que se ha visto envuelto Iñaki Urdangarin. En el local, según consta en el Boletin Oficial del Registro Mercantil, tienen su domicilio fiscal la Consultoría Nóos, cuyo administrador único es Diego Torres, la inmobiliaria AizoonSL y otra firma, Octium Sl. Esta última se constituyó el 27 de septiembre de 2010 y su administradora única es Ana María Tejeiro, la esposa de Diego Torres. Octium SL arrancó con 3.000 euros de capital y se dedica a la prestación de servicios de relaciones públicas y gestión de patrocinio deportivo y cultural, en sintonía con la actividad que Nóos desarrollaba en la época de Urdangarin de presidente, y después, con Torres al frente. Ayer, fuentes de la investigación señalaron que la declaración prestada por uno de los hermanos Tejeiro tres están vinculados al conglomerado Nóos empeora las cosas para Urdangarin, si bien no desvelaron qué dijo.

En el verano de 2009, Telefónica ascendió a Urdangarin y le nombró consejero y presidente de la Comisión de Asuntos Públicos de Telefónica Latinoamérica y Estados Unidos. El nuevo puesto obligaba a que la familia se trasladara a Washington y desapareciera del foco mediático. Pero la mudanza no les apartó de sus intereses inmobiliarios. Así, el 12 de agosto de ese año, nombraron apoderado de Aizoon SL a Mario Sorribas Fierro.

Urdangarin y la infanta nombraron apoderado a Sorribas en 2009

El nombre de Sorribas ha aparecido en la investigación de la pieza separada del caso Palma Arena como el administrador de De Goes Center for Stakeholder Management SL, una sociedad radicada en el paraíso fiscal de Belice, de la que los investigadores sospechan que fue utilizada por Sastre y Urdangarin para desviar el dinero público que el Instituto Nóos había recibido del Govern del conservador Jaume Matas. De Goes Center fue constituida en marzo de 2006, tres meses antes de que el duque de Palma abandonara Nóos.

Aunque es Sorribas quien aparece como administrador único de De Goes Center, los investigadores creen que la empresa de Belice fue creada por Iñaki Urdangarin y Diego Torres. Ambos habrían utilizado Nóos para desviar el dinero obtenido por el Illes Balears Forum. El eventó reportó 1,2 millones de euros a Nóos en su primera edición y 1,1 en la segunda.

Cuando Urdangarin presidía Nóos, Torres actuaba de gerente. Desde el pasado julio, el número dos de Urdangarin está imputado en esta pieza separada del caso Palma Arena. El tronco central de las pesquisas, que también dirige el juez Castro, investiga el desvío de 41 millones de euros por parte del expresident balear Jaume Matas y un grupo de colaboradores aprovechando la construcción del velódromo.