Público
Público

Los edificios de Calatrava en Valencia hacen aguas

Otro complejo del arquitecto sufre goteras tras las lluvias registradas en la ciudad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

¿Puede interrumpir la lluvia un partido de tenis? Efectivamente. Lo raro es que esto suceda cuando el encuentro se celebra en una pista cubierta. El pasado sábado los pocos asistentes al partido que enfrentó al ruso Igor Kunitsyn contra el español David Estruch en el edificio del Ágora de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia se mojaron a pesar de estar bajo cubierto.

El encuentro abrió el Open 500 de tenis que se celebra hasta el próximo domingo en la capital. En medio del partido comenzó a llover y, sólo dos minutos después, el agua empezó a caer sobre la pista. El incidente puso en evidencia las deficiencias de la construcción. Pero resulta aún más llamativo al conocer el coste del edificio, diseñado por el arquitecto Santiago Calatrava, que superó los 67 millones de euros. El precio podría ser considerado un tanto elevado para que la construcción presente problemas de este tipo. Sin embargo, para la Administración valenciana no parece haber irregularidad alguna.

El edificio Ágora costó 67 millones de euros y aún no se sabe cuál será su uso

El secretario autonómico de Turismo y Proyectos Estratégicos, Luis Lobón, se refirió el jueves al asunto cuando respondió al diputado de Esquerra Unida Ignacio Blanco, que se había interesado por unas goteras ya padecidas en las mismas instalaciones en un acto celebrado en verano.

Lobón aseguró que lo ocurrido se debió a 'un fenómeno meteorológico muy importante de fuertes lluvias que dieron lugar a filtraciones'. 'Las empresas constructoras aún no han entregado la obra y no se ha hecho el acta de recepción', agregó el responsable de Proyectos de la Generalitat valenciana para justificar cualquier anomalía.

En dos años, este recinto ha sido utilizado solamente 33 días

El edificio, pues, estaría inacabado le faltan unas gigantescas alas que figuraban en el proyecto inicial, aunque las obras llevan meses paralizadas y aún no entregado a la ciudad. Sin embargo, desde noviembre de 2009 el Ágora está oficialmente inaugurada. Se estrenó, precisamente, con una edición anterior de este torneo de tenis.

Este estreno llegó dos años después del inicialmente previsto en el verano de 2007 se proyectó entregar allí los trofeos de la Copa América, y tras la inauguración quedó una pregunta en el aire: ¿Cuál es su utilidad?

Desde entonces, sólo dos acontecimientos más se han celebrado en ese espacio: dos pasarelas de moda de cuatro días cada una, otro torneo de tenis para cuya instalación se exige un gasto añadido, pues las pistas no forman parte del complejo y una edición de la Campus Party, que también padeció goteras. Hasta este fin de semana, el Ágora había sido utilizada un total de 33 días desde su inauguración hace ahora dos años. No obstante, esta no es la única anomalía del complejo arquitectónico diseñado en su mayor parte por Calatrava, y que constituye una de las postales más conocidas de la Valencia actual. En diciembre de 2006 se hundió el escenario del Palau de les Arts 'por un fallo mecánico'. Este edificio el más caro del complejo costó 382 millones de euros y sufrió un año después una inundación que produjo graves daños y obligó a suspender parte de su segunda temporada.

El agua se ha colado en otros edificios de la Ciudad de las Artes y las Ciencias

Y este mismo sábado, la primera lluvia de consideración del otoño, además de evidenciar el estado del Ágora, también penetró en el Museo Príncipe Felipe, que costó 142 millones de euros al Govern que lideraba Francisco Camps.

A diferencia de otras administraciones públicas que han recibido de Santiago Calatrava construcciones con alguna anomalía, la valenciana no se ha planteado demandar al arquitecto, al que, según aseguró el portavoz del PP en Les Corts, Rafael Blasco, le 'avala su prestigio'.