Público
Público

El edil afín a Cascos tacha su cese de "marranada"

Arias-Cachero denuncia que es una represalia por apoyar al ex ministro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PP de Asturias sigue enzarzado en su guerra. Ayer, el protagonismo recayó en el concejal del Ayuntamiento de Oviedo José Suárez Arias-Cachero. Este fue cesado de todas sus responsabilidades políticas el pasado jueves. Según el consistorio, por 'incumplimiento de la legislación en materia de contratación y procedimiento administrativo'.

Pero, para Arias-Cachero, las razones fueron otras bien distintas. En rueda de prensa, el edil dijo que se sentía víctima de una 'marranada' y que su destitución había sido realmente consecuencia de su apoyo expreso a Francisco Álvarez-Cascos como candidato del PP al Principado.

Felechosa, así es como todos lo conocen en Asturias, publicó el lunes un artículo en El Mundo en el que tomaba partido por el ex ministro de Fomento. Su posición chocaba con la propuesta impulsada por el alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo. Este último ha apostado por una persona de su confianza, Isabel Pérez-Espinosa, para la renovación del partido.

Para Arias-Cachero el único objetivo que tiene De Lorenzo es 'destrozarle la vida'. 'No te tengo miedo', proclamó ante los medios. Además, afirmó que la dirección del PP de Asturias 'está secuestrada' y recordó que la libertad de expresión está protegida por los estatutos del PP. Por eso mismo, anunció que su intención era enviaruna carta solicitando amparo al presidente del Comité de Nacional de Derechos y Garantías, Alfonso Fernández-Mañueco, y a la vicesecretaria de Organización, Ana Mato.

A su juicio, lo ocurrido había sido un 'vergonzoso montaje' y un 'acto de represión'. Pero, eso sí, admitió que había cometido un 'error administrativo'. Explicó que hace poco más de un año, revisando un presupuesto, le pareció exagerado el dinero destinado a trasladar de Madrid a Oviedo el vestuario de una zarzuela. Por eso facilitó a los responsables el teléfono de una empresa de mensajería cuyo gerente era su cuñado.

Su razonamiento fue refutado a continuación por los concejales Agustín Iglesias Caunedo y Jaime Reinares, que también comparecieron ante los periodistas para incidir en que su actuación era una 'mera treta de carácter defensivo'.

Ambos informaron que la expulsión no había tenido 'nada que ver' con el respaldo que Arias-Cachero le había otorgado al ex hombre fuerte de José María Aznar, que llevaba meses intervenido ante rumores de mala gestión y que él lo sabía perfectamente. Además, le hicieron llegar el mensaje de que ellos tampoco le tenían miedo. 'No hay ninguna persecución', insistían ayer fuentes del Consistorio.

El responsable de Economía, Jaime Reinares, autor del informe acusatorio, explicó que José Suárez Arias-Cachero conformó facturas a la empresa de mensajería Logias SL, vinculada a su cuñado y de la que fue accionista su hermano, por un importe superior a los 8.000 euros. Por eso lo han expulsado del Grupo Municipal y le abrirán un expedientedisciplinario.