Público
Público

El efecto Laporta tiene en vilo a las cúpulas de CiU y ERC

El presidente azulgrana trabaja en una plataforma que integre, entre otros, a Reagrupament

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cada vez hay menos dudas sobre el inminente salto del presidente del Fútbol Club Barcelona, Joan Laporta, a la política. En los cuarteles de los partidos catalanes, singularmente en los de sus competidores de Convergència i Unió y Esquerra Republicana de Catalunya, todo son cálculos. Los efectos que tendrá en la política catalana la aparición de un nuevo agente independentista son una incógnita que amenaza con dinamitar equilibrios o frustrar expectativas.

Los aparatos de CiU y ERC trabajan a toda máquina preparando las autonómicas que José Montilla convocará en octubre o noviembre. Mientras, Laporta madura la fórmula para presentarse. Según varias fuentes próximas, lo hará con una plataforma personalista evitando así procesos de elección interna en un partido en la que se integrará Rea-grupament, la formación escindida de ERC y que lidera el ex conseller de Governació Joan Carretero, con el que lleva tiempo negociando, además de algún otro movimiento o personalidad.

Donde más visible es la inquietud es en CiU. En los últimos días los nacionalistas han cargado, a través de varios portavoces, contra Laporta y Reagrupament, valiéndose de la primera crisis interna de la formación para desacreditar su viabilidad.

Artur Mas, que está ante su tercera y última oportunidad de ser president se quedó a las puertas del Govern en 2003 y 2006, puede verse apartado del objetivo de una 'mayoría amplia' que le permita gobernar sin 'hipotecas'. La federación dice no tener aún encuestas sobre Laporta, pero asume que, si bien Carretero en solitario tendría serios problemas para sacar cabeza, Laporta puede encaramarse 'a más de cinco escaños' y erigirse en árbitro.

Porque lo que sí sería un contratiempo es la imagen de Laporta de la mano de su amigo y candidato de ERC, Joan Puigcercós, ambos ofreciendo a Mas tras las elecciones la presidencia de la Generalitat a cambio de un referéndum o una hoja de ruta soberanista.

En ERC hay una preocupación similar. Aseguran que Reagrupament sólo seduce a uno de cada 20 electores que les votaron en 2006 y que ahora no prevén hacerlo. El grueso se queda en casa y el resto va a CiU o el PSC. Coinciden en el análisis y la estimación sobre Laporta. Pero afirman, como el PSC, que la mayoría de los que le podrían votar (según algunas encuestas podría ser un 12% del censo) salen de CiU. Los nacionalistas replican que ellos son la única garantía del fin del Tripartito y que eso les facilita 'fidelizar' voto.

Laporta de momento cuenta entre sus asesores con la consultora Terés y Segarra, ubicada en el Principado de Andorra, además de con el periodista Jordi Finestres.

Los primeros formaron parte de los equipos de campaña del hoy presidente de EEUU, Barack Obama, y hace meses que fueron contratados también por Reagrupament. Si el presidente culé y Carretero no pactan, trabajarán sólo para uno de ellos. El equipo de Laporta intenta dotarle de un discurso que vaya 'más allá del independentismo'.

Laporta, en todo caso, no definirá de forma definitiva y 'con una clara apuesta sea o no candidato' su futuro político hasta principios de abril, justo antes o después de Semana Santa.

Ello no es óbice para que, en unos quince días, lance a la Red una página web que se está ultimando y que recogerá sus opiniones políticas expresadas a través de entrevistas, artículos u opiniones. El presidente del Barça quiere que los ciudadanos tengan una impresión sin intermediarios de sus posiciones políticas.

Está reservado, como si de un candidato más se tratara, www.laporta2010.cat. Lo compró a mediados de enero una consultora en tecnologías de la información de Mataró (Barcelona), Güell Consulting. Tiene de clientes al Barça, al bufete profesional de Laporta y a importantes empresas e instituciones.