Publicado: 30.04.2015 20:14 |Actualizado: 01.05.2015 19:12

El Ejército gasta 9,5 millones de euros en 303 ametralladoras 
para tanques y vehículos

- Se trata del modelo 'Browning M2'. El Ejército tiene más de 1.000 unidades modernizadas a la última versión

- La compra se encuadra en la profunda reorganización del Ejército, que contará con menos personal y más material

- Defensa no ha supervisado el concurso, dado que"el Ejército tiene sus propios órganos de fiscalización"

Publicidad
Media: 3.18
Votos: 17
Comentarios:
Soldado holandes manejando una ametralladora 'Browning M2'

Soldado holandés manejando una ametralladora 'Browning M2'

MADRID.- El Ejército de Tierra ha abierto un concurso para la adquisición de 303 ametralladoras pesadas del tipo M2 HB QCB, también conocidas como Browning, por las que pagará nueve millones y medio de euros. El Ejército ya cuenta con más de mil de estas armas modernizadas a su última versión, que permite un montaje y desmontaje más sencillo de los vehículos donde suele estar ubicada, así como un cambio rápido del cañón, que tiende a sobrecalentarse por la alta cadencia de disparo de la ametralladora. 

Contactado por este medio, el Ejército de Tierra ha encuadrado el aumento del 30% en el arsenal de Brownings en el proceso de renovación que han comenzado las Fuerzas Armadas en este 2015. La reforma planteada por la cúpula militar hará desaparecer la distinción actual entre brigadas ligeras (sin carros de combate, como la Legión o las aerotransportables) y pesadas (mecanizadas y acorazadas, como la "Guadarrama", acuartelada en El Goloso), que se integrarán en un solo tipo de unidad, denominadas Brigadas Orgánicas Polivalentes (BOP).

La cúpula militar quiere modificar la estructura
del Ejército: habrá
menos personal y
más armas y material

Esta transformación conllevará en la práctica una reducción de personal y un mayor gasto en material y vehículos, dado que todas las BOP dispondrán de ellos. El objetivo de la cúpula militar es que cualquier BOP pueda desplegar combatientes sobre el terreno, apoyados por los recursos necesarios para hacer frente a cualquier contingencia. Las M2 serán fundamentales para este rol. "Van montadas generalmente sobre vehículos y, efectivamente, hay más de mil en servicio" confirman fuentes oficiales del Ejército de Tierra, argumentado que "prácticamente todos los vehículos, sistemas de armas, etc. llevan una". 

La ametralladora Browning (apodada así por su diseñador John Browning) apareció en los campos de batalla a finales de la I Guerra Mundial y ha sido usada extensivamente por el ejército estadounidense. También es un armamento básico en el arsenal de la OTAN. Su potencia, cadencia de disparo y polivalencia le ha permitido seguir en activo 80 años después de su creación. El Ejército de Tierra sumará las nuevas 303 unidades a las más de 1.000 que tiene en servicio y cuya modernización ya ha costado entre 3.000 y 4.000 euros por ametralladora, según la información a la que ha tenido acceso Público



Defensa: "Tienen sus propios órganos de fiscalización"
 
El Ministerio de Defensa se ha desmarcado del concurso lanzado por la Jefatura de Asuntos Económicos del Ejército de Tierra, explicando que se limita a decidir "las directivas de defensa nacional" y que luego cada Ejército es responsable de "responder" a dichas directivas. 

"El Ejército de Tierra tiene sus propios órganos de fiscalización y control, es el responsable de este asunto", han expuesto a este medio fuentes oficiales del Ministerio. Defensa argumenta que los ejércitos tienen libertad para "comprar armas" y solo interviene en la contratación de "sistemas de armas", es decir, los "soportes" para armamento: "carros, barcos, aviones o cualquier soporte que sea capaz de llevar diferentes tipos de armas".