Público
Público

El Ejército de Kenia busca en Somalia a las cooperantes

El gobierno kenyano culpa del rapto a la milicia islamista Al Shabab 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ejército de Kenia cruzó ayer la frontera para entrar en Somalia y ampliar al país vecino el dispositivo para encontrar a las cooperantes españolas secuestradas y combatir en su propio terreno a las milicias islamistas de Al Shabab, a las que el Gobierno keniano sigue culpando del rapto. Esta decisión fue anunciada ayer en Nairobi por los ministros de Seguridad Interior, George Saitoti, y de Defensa, Yusuf Mohamed Haji, según informó el rotativo local Capital FM.

Así, las tropas kenianas cruzaron la frontera hacia el interior de Somalia 48 horas después de que las dos cooperantes de Médicos Sin Fronteras (MSF), Monserrat Serra, de 40 años, y Blanca Thiebaut, de 30, fueran raptadas el jueves a las 13.00 horas (hora local) en los campamentos de refugiados de Dadaab (Kenia).

Respecto a la búsqueda de las cooperantes españolas, Saitoti se limitó a afirmar: 'Hemos movilizado las Fuerzas de Seguridad adecuadas y los secuestradores siguen siendo perseguidos'.

Poco después, en Madrid, la ministra de Defensa, Carme Chacón, pidió mantener la discreción en cuanto al secuestro para que Monserrat y Blanca 'vuelvan a casa cuanto antes'. Chacón aseguró que el Gobierno está realizando 'todos los esfuerzos diplomáticos' posibles. Entretanto, MSF, en esta línea de discreción, no realizó ningún pronunciamiento.

El secuestro de las dos cooperantes españolas deja en jaque la atención humanitaria en Dadaab: tras el ataque, MSF está evacuando parte del equipo que trabaja en estoscampamentos de refugiados. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) también decidió el pasado viernes suspender diversos servicios de ayuda humanitaria 'hasta que la seguridad sea incrementada en la zona', según declaró un portavoz de esta organización. Junto a esto, el cierre de la frontera con Somalia, ordenado por el Gobierno de Kenia el pasado jueves, podría estar bloqueando la entrada de refugiados en el país, dejándolos a su suerte en medio de una tierra de nadie dominada por las milicias de Al Shabab.

Por este motivo, el ministro de Seguridad Interior de Kenia defendió ayer esta actuación de su Gobierno. 'No tenemos que disculparnos por haber tomado esta medida [del cierre de la frontera con Somalia]', opinó. 'Cuando un número muy grande de refugiados estuvo entrando en Kenia desde Somalia a causa de la sequía, nosotros estuvimos de acuerdo en recibirlos', añadió.