Público
Público

Los ejes de los discursos de los años anteriores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

2007

Una llamada a fomentar la 'cultura de unidad'

El enfrentamiento entre socialistas y conservadores al final de la pasada legislatura había llegado a su punto máximo. Y el rey hizo en su discurso una llamada al entendimiento. 'Necesitamos cuanto antes una cultura de unidad que haga efectivo el compromiso de todos los demócratas para acabar definitivamente con el terrorismo'. Además, Juan Carlos I insistió en la 'especial importancia' de exigir 'de nuevo' a las formaciones políticas 'mayores esfuerzos para alcanzar el necesario consenso en los grandes temas de Estado'. También incidió en la necesidad de fomentar la educación e incluyó una mención a la Expo que en 2008 se celebró en Zaragoza.

La crisis económica,sin 'recetas mágicas'

Metida España de lleno en la crisis económica, esta fue el eje del discurso del rey del año 2008. Así, manifestó, que frente a la crisis 'no hay recetas mágicas'. No obstante, apostó por 'reforzar la estabilidad, supervisión y transparencia del sector financiero'. Y por que todas las fuerzas políticas se sumaran a 'tirar del carro en la misma dirección' para sacar a España de la 'seria' situación económica por la que transitaba. Además, aprovechó para celebrar los 30 años de 'plena' democracia proporcionados por la Constitución. No faltaron la felicitación a Francia por sus éxitos en materia antiterrorista y la necesidad, a su entender, de 'impulsar las relaciones con Estados Unidos'.

'Sentido de Estado' para PSOE y PP

El discurso del rey del año pasado estuvo también muy centrado en la senda que hay que seguir para poner fin a la crisis económica. Un camino que, además, serviría para colocar a España en disposición de hacer frente a los retos del futuro. 'Tenemos que moldearlo juntos [el futuro] desde ahora, con profunda confianza en España y en los españoles , aplicando mucho sentido de Estado, tanto a la hora de gobernar como de hacer oposición', añadió el rey. También conminó a los partidos políticos a situar 'la honradez como regla inexcusable de conducta' y a anteponer el bien colectivo sobre los egoísmos particulares'. Fue un año en el que se sucedieron los escándalos de corrupción.