Público
Público

"Nuestros electores no habrían entendido otro Tripartito"

José Montilla, candidato del PSC, juega al todo o nada en unas elecciones "trascendentales para Catalunya"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José Montilla (Iznájar, Córdoba, 1955) acaba de anunciar una decisión personal y política que marca el futuro inmediato de su partido: se presenta por última vez y, por tanto, abre el proceso sucesorio en plena campaña. El president apuesta fuerte por intentar dar la vuelta a las encuestas, pero sabe que afronta una batalla muy difícil.

¿Decir ahora que es la última vez que se presenta es llamar a un plebiscito sobre su figura como president?

No está planteado así. En un cargo como este una legislatura es poco, especialmente si tenemos en cuenta el contexto desarrollo del Estatut y crisis económica y dos es suficiente para que tus proyectos se puedan implementar. Yo ya lo había dicho anteriormente.

¿No le preocupa que alguien interprete que admite la posibilidad de derrota?

Cada uno que haga las lecturas que quiera. En unas elecciones se puede ganar o no. Yo digo lo que pienso hacer, al margen del resultado, y trabajaré para ganar. Pero conviene que la gente sepa que mi intención no es como la del candidato de CiU, que ya se ha postulado por tres mandatos. ¡Pero si aún no se han celebrado las elecciones! ¡No es presidente de la Generalitat! ¿Qué quiere, jubilarse en el cargo?

Pase lo que pase el 28-N, en el PSC se ha de abrir la renovación. Y este proceso lo tiene que pilotar el primer secretario...

El PSC siempre ha estado en un proceso de renovación. Sólo hay que verlo con los años. Ha habido renovación y continuidad. Nunca hemos lanzado nadie por la ventana, como han hecho otros. Pero también hemos facilitado la incorporación de nuevos activos y recambios generacionales, combinados con la experiencia.

La otra gran decisión que ha tomado antes del 28-N es no reeditar el Tripartito. ¿En qué momento lo decidió?

Es una decisión que no se toma en un día. Es fruto de un proceso y especialmente de los últimos meses, cuando todo el mundo pone sobre la mesa los proyectos para esta próxima etapa. El contexto ha cambiado. Hay quien ya no quiere saber nada del Estatut y pone como condición la independencia. Que ERC era independentista ya lo sabíamos. Pero ahora quiere hacer un referéndum por la independencia...

El hecho de decir que no se reedite el Tripartito, ¿no da la sensación de que la izquierda tira la toalla?»

Hay otra opción para los que quieren un Gobierno de izquierdas: una mayoría socialista. Es lo que defiendo más allá de las encuestas, porque es lo mejor para Catalunya. A corto plazo, la otra opción hubiera sido inviable. Nuestros electores no lo habrían entendido de ninguna manera.

Entonces la decisión de suspender el Tripartito es por convicción y también por necesidad electoral.

Tenemos hojas de ruta para estos cuatro años que son muy poco coincidentes. Hace cuatro años eran coincidentes, en gran parte, y ahora no lo son.

Y porque las encuestas detectaban rechazo... Incluso por los votantes de los tres partidos.

Lo determinante es la hoja de ruta para la próxima etapa. Luego está la apreciación que esta fórmula de Gobierno tiene por parte de la sociedad. A pesar de que yo he defendido y defiendo el balance de Gobierno. Con algunos errores, sí.

Si pierde, ¿se quedaría como jefe de la oposición?

Me presento a estas elecciones para ganarlas. Pero siempre he estado a disposición de mi partido y de lo que decidan los ciudadanos. Son ellos los que deciden si estás en el Gobierno o no. No lo olvidemos.

¿Cuando dice que un mandato es poco es porque considera que le quedan cosas por hacer? ¿Cuáles?

La prioridad es hacer frente a la crisis: implementar las acciones para la recuperación y para la generación de empleo. Debemos garantizar la cohesión social y continuar desarrollando el autogobierno.

En esta legislatura no ha podido desarrollar plenamente las políticas en las que creía. ¿Ha tomado decisiones a regañadientes?

Que quede claro que yo no reniego de este Gobierno. Es evidente que un Gobierno de coalición implica concesiones. Pero en este país no hay cultura de gobiernos de coalición ni en los partidos, ni en los medios, ni en la sociedad. Pero hallamos un denominador común para esta legislatura. Esto ha terminado. Algunos de los socios tienen ahora otros caminos, que yo considero que son aventuras, atajos peligrosos.

Ha dicho que con ERC no podría pactar porque tiene un proyecto muy diferente. ¿Y un acuerdo con CiU?

Un pacto de los dos grandes partidos sólo es deseable en momentos de emergencia nacional. Si no, en democracia hay Gobierno y oposición. Puedes servir al país desde la oposición o el Gobierno.

Cuando le dijo a Zapatero que esta no es la CiU que conocía, ¿a qué se refería?

¿Alguien piensa que [Jordi] Pujol habría planteado que si hubiera un referéndum por la independencia votaría que sí? ¿O que hubiera planteado un referéndum sobre el concierto económico? Impensable. Los que mandan ahora en Convergència Democrática [CDC] son independentistas vergonzantes. Porque no hacen campaña de manera ostensible por la independencia. Quien manda no es [Josep Antoni] Duran [de Unió].

¿Un Gobierno de CiU crea-ría tensiones con España?

Depende. Si pacta con el PP, tal vez no. Hay que recordar que en el último periodo que gobernaron fueron de una docilidad total. Bloquearon todas las iniciativas de mejora de autogobierno por su alianza con el PP. Y preservar la silla era más importante que mejorar el autogobierno. En eso son muy pragmáticos. ¿Pactar con el PP? Quizás sí. Como son de derechas, la cartera prevalece. También podrían pactar con ERC. Como no dicen lo que quieren ni con quién ... Yo sí digo lo que quiero y con quién quiero. Y qué cosas no haré nunca.

¿Qué decisiones son estas?

Pactar con el PP, porque hay una clara divergencia en políticas sociales y porque ha sido un enemigo del autogobierno de Catalunya, con recursos al Constitucional, con batallas contra la lengua y la cultura y atizando la xenofobia y el racismo. Todavía espero que Mas diga que no pactará con el PP. No lo dice porque no lo descarta. Le importa la silla, no el proyecto. Y también digo que no podemos ir con los que exigen un referéndum que es ilegal y que dividirá a los catalanes.

Artur Mas ya ha dicho cuánto tiempo quiere ocupar la presidencia...

Eso denota el cinismo de Mas, pese a que intente aparentar modestia y humildad. Es prepotencia decir que serás president 12 años cuando ni has ganado las elecciones.

¿Con otro Govern se rom-pería la cohesión social?

Es uno de los peligros si gobierna la derecha. El Estado del bienestar requiere recursos y la derecha plantea reducir impuestos a los que más pagan. Si hay menos recursos, habrá menos servicios. Tiene una agenda oculta.

¿El uso que hace el PP de la inmigración da réditos electorales?

Supongo que lo hace por eso. Apela a las bajas pasiones, todo para generar malestar, confrontación y no solucionar los problemas. Por cuatro votos. Es muy miserable.

DISPLAY CONNECTORS, SL.