Público
Público

La empresa contratista del Yak-42 reconoce que no inspeccionaban los aviones subcontratados

Chapman Freeborn se limitaba a comprobar que la documentación estuviera en regla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El representante de la compañía alemana Chapman Freeborn en Barcelona, Sergio Núñez, ha reconocido que su empresa no realizaba inspecciones técnicas a los aviones subcontratados, como fue el caso del Yak-42, sino que se limitaba a comprobar que la documentación del mismo estuviera en regla.

Así lo ha indicado en respuesta a las preguntas de los abogados durante la segunda jornada del juicio civil por el accidente del Yak-42, ocurrido en Turquía en mayo de 2003 y en el que fallecieron 62 militares, que desde ayer se celebra en los juzgados de Zaragoza.

Núñez ha explicado que el avión y el vuelo siniestrado eran civiles, así como la tripulación, pero que el aeropuerto de llegada y salida, el de Kabul (Afganistán), estaba bajo mando militar. No obstante, ha precisado que el piloto en ningún momento recibía órdenes del personal militar que viajaba en la aeronave.

El avión y el vuelo siniestrado eran civiles, según Chapman

 

La empresa alemana era la encargada de preparar los aviones que el Ejército español necesitaba para trasladar a sus tropas, y en varias ocasiones subcontrataba los aparatos a empresas ubicadas en repúblicas ex-soviéticas, como fue el caso del Yak-42, de una compañía ucraniana.

En la jornada de hoy, que ha durado poco más de tres horas, también han declarado cuatro militares, quienes han coincidido en resaltar que en todo caso fue un vuelo civil, que los ocupantes de la aeronave no portaban billetes individuales y que el Ministerio de Defensa no se ocupaba del estado de los aviones contratados, sino que de ello se debía ocupar Chapman, según contrato.

Chapman subcontrataba aparatos a empresas ex-soviéticas

Al acabar la sesión, los familiares de las víctimas del Yak-42 han mantenido un minuto de silencio a las puertas del juzgado por el último militar muerto en Afganistán, el soldado español de origen colombiano John Felipe Romero Meneses.

El primer juicio civil contra la compañía Ukranian Mediteranean Airlines (UM Air), su reaseguradora también ucraniana Busin Joint-Stock Insurance y la contratista alemana Chapman Freeborn se celebró en enero de 2006 y fue anulado por un defecto de forma, al considerar la Audiencia Provincial de Zaragoza que Chapman no había sido emplazada correctamente.