Público
Público

La empresa de Florentino Pérez arreglará el techo del Congreso por 4,5 millones

Patrimonio del Estado adjudica a Dragados las obras en las cubiertas del edificio, que durarán diez meses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Patrimonio del Estado ha adjudicado a la empresa Dragados, presidida por Florentino Pérez, el proyecto de sustitución de las cubiertas y acabados de los patios del Congreso de los Diputados, para reparar su deterioro, optimizar su eficiencia energética y garantizar la seguridad del edificio.  El presupuesto previsto para dichas obras asciende a un total de 4,5 millones de euros

Las obras comenzarán el próximo noviembre con el andamiaje y la preparación del perímetro y su duración estimada es de unos diez meses, ha informado el Congreso en un comunicado. La iniciativa, continúa el comunicado, pretende recuperar el espíritu original de la obra de Narciso Pascual y Colomer, arreglando espacios degradados u ocultos, retomando la simetría de dicha obra y reformando las fachadas para rehabilitar las líneas de las cornisas y los ventanales.

El Palacio del Congreso, inaugurado en 1850, fue construido sobre el solar del antiguo convento del Espíritu Santo y constaba de cuatro plantas distribuidas simétricamente e iluminadas y ventiladas a través de seis patios y claraboyas.

Hasta mediados del siglo pasado no se realizaron obras de restauración dignas de reflejar y desde entonces se han acometido intervenciones de distinta naturaleza, que han dado lugar al deterioro de las cubiertas y a la acumulación de equipamientos que han producido la pérdida de la simetría original.

Según Patrimonio, las deficiencias de estanqueidad, las filtraciones y un aislamiento térmico ineficiente, que restan rendimiento a los equipos de ventilación, hacen necesaria una intervención que permita recuperar la luminosidad, eliminar la contaminación acústica, y garantizar la seguridad y salubridad, en cumplimiento de la normativa vigente.

Además, se rehabilitará la sala de comisiones construida sobre el Salón de Pasos Perdidos, con la sustitución de uno de sus muros por una cortina de cristal que distinguirá esta ampliación de la fachada original.

Se abrirá un panel, también de cristal, que la conectará visualmente con el espacio situado sobre el Hemiciclo, para poder contemplar el lucernario, actualmente oculto. El Congreso asegura que las obras se han planteado de manera que interfieran lo menos posible en la actividad diaria de la Cámara.

Para ello, se realizará un vallado perimetral y se ubicarán la grúa, casetas y zonas de descarga de modo que quede libre y protegida la zona de acceso al público. También se instalarán escaleras de acceso exteriores y plataformas de paso que permitan el normal funcionamiento de las instalaciones.

Para proteger el edificio y permitir el acceso de materiales se montará una sobrecubierta, sustentada en una estructura perimetral con apoyos ubicados en los patios. La seguridad quedará garantizada por esa estructura y, en los patios, mediante la colocación de redes. Además, se realizará un tratamiento artístico de la lona que rodea el edificio para permitir su adecuación al entorno histórico.