Público
Público

El empresariado catalán, la gran barrera para el independentismo

El argumentario de los empresarios contrarios a un Estado catalán se basa en las estrechas relaciones comerciales España-Catalunya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'No tenemos nada que decir'. 'No opinamos de la actualidad'. 'No tenemos postura unitaria'. 'No hablamos de hipótesis'. Son algunas respuestas que han ofrecido a este diario las principales instituciones económicas requeridas para exponer su postura sobre la independencia.

Fuera de micrófono, un alto cargo de una patronal catalana explica que el mundo empresarial ha sido históricamente ajeno al soberanismo por razones 'pragmáticas y de inercia histórica'. Pero algo está moviéndose de forma tímida. En su opinión, la histórica petición conjunta de ejecutivos y empresarios catalanes por la gestión del aeropuerto de El Prat en marzo de 2007 'hubiera sido imposible diez años atrás'. 'Ahora se habla de cosas como las balanzas fiscales que antes eran tabú'. El soberanismo formal aún lo es, pero el práctico ya no.

Un mileurista catalán ganaría 1.081 euros más al año si Catalunya fuera independiente, según un estudio

Una de las escasas aportaciones oficiales al debate llega del Círculo de Economía, que se expresaba así en octubre de 2001: 'Las políticas no deben reforzar la tendencia a la concentración unipolar del poder. El mantenimiento de un sistema multipolar tiene indudables ventajas económicas'.

El argumentario de los empresarios contrarios a un Estado catalán se basa en las estrechas relaciones comerciales España-Catalunya. 'No hay ningún estudio serio sobre qué pasaría con estos flujos', admite un empresario.

'Pasados 25 años desde que la Constitución y el Estatut fueron aprobados, ya se ve que para avanzar es necesario dar un nuevo impulso a las aspiraciones económicas y sociales de los catalanes'. Estas palabras pueden leerse en el manifiesto de la fundación Fem Cat, de orientación profundamente catalanista, pero que evita declararse independentista.

Hace poco más de un año se fundó la patronal Centre Català de Negocis, que ha calculado en un estudio cómo serían las rentas de los catalanes con un Estado propio que no sufriera déficit fiscal. Concluyen que un mileurista ganaría 1.081 euros más al año. Esta entidad no oculta su vocación de lobby de presión en materia política y económica.