Público
Público

Un empujón a una azafata deriva en el desalojo de un avión

Miembros de la fuerza de seguridad desalojan del aparato a un centenar de pasajeros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un pasajero se enfadó con la tripulación y se armó la gorda en el aire. El 'supuesto' empujón de un viajero sobre una azafata acabó con una pelea multitudinaria en el interior de un avión de Ryanair en el Aeropuerto de Guacimeta, en Lanzarote, según han informado fuentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP).

El incidente se produjo antes de las 10.30 horas, cuando un pasajero fue 'invitado' a bajarse del aparato tras empujar a un miembro de la tripulación en el avión de Rayanair con destino a Charleroi, Bruselas. Ante su negativa, parte del pasaje se encaró con este sujeto, con una gran pelea dentro de la aeronave.

En consecuencia, el comandante del aparato solicitó la intervención de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que pusieron fin al incidente desalojando a una veintena de pasajeros. Pese a todo, el avión pudo tomar rumbo a Bruselas con el resto del pasaje.

La compañía aérea ha hecho público un comunicado explicando que el suceso se produjo ante la negativa de un grupo de estudiantes belgas a pagar el exceso de equipaje. Ryanair explica que el problema comenzó en el interior del aparato, cuando unos cien estudiantes comenzaron a tener un comportamiento nocivo, y agrega que esa situación obligó a efectivos de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía a desalojarlos del avión tras provocar un altercado en su interior.

Una vez en tierra, los estudiantes fueron identificados por los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y se les impidió volar en ese avión por razones de seguridad, ante la mala conducta que habían tenido, señala Ryanair.

La compañía aérea pide disculpas a los 66 pasajeros restantes que sufrieron tres horas de retraso por ese percance, que justifican por el hecho de que para la compañía la seguridad de los pasajeros, la tripulación y el aparato 'es la prioridad número uno'.

Los estudiantes que tuvieron que ser desalojados del avión fueron reubicados en otros vuelos con destino a Charleroi, salvo aquellos que provocaron el incidente, puesto que a éstos se les ha prohibido volar en vuelos de la compañía de bajo coste, dice Ryanair.