Publicado: 09.11.2012 14:18 |Actualizado: 09.11.2012 14:18

El encierro en La Princesa ya ha arrastrado a 8 hospitales de Madrid

Los trabajadores de los centros amenazados por el plan de privatización de la Comunidad mantienen sus movilizaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El encierro que los trabajadores sanitarios del hospital La Princesa de Madrid iniciaron hace siete días ha arrastrado a siete centros más, afectados por el plan de privatización que planea el gobierno de la Comunidad de Madrid.

Primero se sumaron a los encierros el Hospital Infanta Leonor (Vallecas) y el del Henares (Coslada). Luego se apuntaron también los del Tajo (Aranjuez) y el Sureste (Arganda del Rey), que se han movilizado a diario. Los últimos en apuntarse a las protestas han sido los empleados del hospital Infanta Cristina (Parla) y el Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes), y el Hospital Carlos III (Madrid).

El plan del presidente de la Comunidad, Ignacio González, es privatizar totalmente seis centros (con una gestión público-privada) sacando a concurso su atención sanitaria. Se trata del Infanta Leonor, el Infanta Sofía, el Infanta Cristina, el Hospital del Henares, del Sureste y del Tajo. El hecho de que una empresa privada gestione estos centros hace que los trabajadores teman por sus empleos ya que se puede dar una "reordenación que genere despidos encubiertos de interinos y eventuales", como advirtió el pasado jueves el Colegio Oficial de Médicos de Madrid, que rechazó profundamente el plan del Gobierno regional.

El hospital de La Princesa, puntero en investigación, se convetitrá en un centro de atención a personas mayores de 75 años. Desde el martes, los trabajadores convocan concentraciones de protesta a las 11.00 y a las 18.00 en las inmediaciones del centro. En ese clima de protesta, el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández Lasquetty, se reunió el pasado jueves con los directivos del hospital, con los que acordó crear un grupo de trabajo para determinar el futuro del centro.

Por otra parte, el Hospital Carlos III, que está especializado en enfermedades infecciosas y tropicales, pasará a ser un centro de media y larga estancia.

Los trabajadores de todos estos hospitales en lucha mantienen retenes de unas 30 personas en sus salones de actos para mantener la protesta. Los trabajadores hacen asambleas informativas durante la mañanas y se concentran a las puertas del centro todos los días.