Publicado: 04.08.2012 15:30 |Actualizado: 04.08.2012 15:30

Endesa pide 50.000 euros a un jubilado que los acusa de estafa

Antonio Moreno lleva 18 años denunciando irregularidades en la factura de la luz. La Junta Andalucía y la Comisión Nacional de Energía le han dado la razón en dos de las catorce “estafas” que denuncia, perm

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Antonio Moreno, ingeniero industrial jubilado, lleva media vida batallando contra las compañías eléctricas y la actuación de los sucesivos gobiernos en la regulación de la factura de la luz. Según sus cálculos, sólo en una de las catorce ilegalidades que denuncia, las empresas han cobrado más de 10.000 millones de euros a los clientes de manera fraudulenta. Sólo en los dos últimos años, sus reclamaciones han permitido a los usuarios ahorrar alrededor de 500 millones. Ahora, Endesa reclama ante los tribunales el cierre de su página web y 50.000 euros por daños al “honor”.

La batalla de Antonio Moreno contra las compañías eléctricas viene de largo. En el año 1994, este jubilado sevillano cuya pensión no alcanza los 1.000 euros, fue despedido de la filial española del primer fabricante mundial de contadores de la luz, Landis & Gyr, en represalia por negarse a participar en un cartel de acuerdo de precios entre los fabricantes de contadores. Acusado de “traición”. “En ese momento decidí que, si era necesario, dedicaría mi vida a esta batalla. No puedo permitir, ni por mí ni por mi familia, que nadie destruya mediante una denuncia falsa mi buen nombre profesional” apunta Moreno.

 

Desde entonces, este ingeniero se ha convertido en el verdadero azote de las compañías eléctricas y cada día, desde hace 18 años, trabaja durante una media de nueve horas diarias para destapar las, a su juicio, ilegalidades que las compañías eléctricas realizan.

 

Sus reclamaciones han permitido a los clientes un ahorro de 500 millones

Fruto de sus reclamaciones, el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero redujo el precio de los contadores en un 10% y prohibió el cobro de derechos de enganche por la sustitución del contador electromecánico por el electrónico. Estas dos acciones permitieron a los clientes ahorrarse más de 500 millones de euros que hubieran ido a parar al bolsillo de las compañías eléctricas.

 

Ahora, este ingeniero ha denunciado que Endesa está sustituyendo los 'viejos' contadores sin previo aviso a los propietarios, como manda el Real Decreto 1725/1984, que dispone que “las empresas suministradoras deberán comunicar a los abonados, previamente, la conexión o desconexión, salvo caso de alta o baja en el suministro”. La Junta de Andalucía le ha dado la razón y ha instado a Endesa a comunicar “fehacientemente” al reclamante la fecha y la hora del cambio. “Las compañías no avisan a los consumidores para que no sepan cuánto marcan los contadores en el momento de la sustitución", denuncia Moreno.

 

En este sentido, Moreno ayudó en la reclamación de otro consumidor, el malagueño Emilio Segado, que denunció que Endesa le había cambiado su contador sin previo aviso y que al mes siguiente su consumo de la luz había aumentado considerablemente. La compañía se vio obligada a devolver 23, 08 euros a este vecino andaluz por orden de la Junta. Hasta el año 2018, las compañías eléctricas deben sustituir en España más de 25 millones de contadores. “En el caso de que estas sustituciones clandestinas se sigan produciendo, las compañías eléctricas pueden embolsarse ilegalmernte más de 600 millones de euros”, precisa Moreno.

La empresa reclama el cierre del portal y una indemnización de 50.000 euros

Pero, para Antonio Moreno, la madre de todas las ilegalidades de la que son víctimas los clientes en su recibo de la luz, es la tasa de alquiler de los contadores que viene en cada factura. La legislación existente detalla que la única y exclusiva finalidad del precio de alquiler es la "adecuada renovación y actualización" de los contadores de la luz, una especie de ITV de estos aparatos de medición. Sin embargo, este servicio no es prestado por las compañías porque el Gobierno, a pesar de estar obligado por la Ley de Metrología, de 1985, aún no ha establecido la normativa a seguir para verificar periódicamente los contadores. 

“Los clientes han pagado más de 10.000 millones de euros a las compañías desde 1985 por un servicio que no reciben. Es la ilegalidad más grave de todas. Además, al menos la mitad de dicha cantidad ha sido estafada a través del  Boletín Oficial del del Estado”, asegura Moreno.

Estas denuncias de Antonio Moreno están recogidas en las más de 300 páginas del portal estafaluz.com , desde el cual el ingeniero detalla cada una de las irregularidades que denuncia, y ofrece a los usuarios una aplicación informática que permite obtener las reclamaciones personalizadas de aquellas irregularidades de facturación que le afecten. 

En su portal web, Antonio Moreno escribió un artículo titulado "Endesa, la impunidad del corsario" , que contenía una viñeta en la que aparecía un edificio de la multinacional energética y una bandera corsaria. La imagen y las acusaciones de estafa por parte de Moreno, constituye una “intromisión ilegítima al derecho al honor” de Endesa, según alega la compañía en su denuncia.

Por ello, la multinacional reclama el cierre inmediato de este portal y la indemnización de 50.000 euros, más IVA. La denuncia, sin embargo, no asusta a Moreno que anuncia que seguirá hasta el final de sus días en esta batalla contra las eléctricas. “Sé que tengo razón. Es cuestión de matemáticas y no voy a cesar en esta lucha”, advierte el ingeniero, quien tiene claro los motivos por los cuales Endesa se ha querellado contra él y el objetivo que persigue.

“El motivo real por el que  Endesa  demanda el cierre  de  mi página web es impedir que los clientes de las compañías eléctricas se informen de las ilegalidades que he detectado por ahora en  el recibo  de  la luz y reclamen a través de la aplicación informática. No hay que olvidar que cada reclamación que la compañía no responda motivadamente en un plazo máximo de cinco días hábiles da derecho a los reclamantes recibir una indemnización de 30,05 euros”, concluye Moreno.