Público
Público

"La enfermedad se está convirtiendo en una mercancía"

Asociaciones europeas de profesionales de sanidad firman un manifiesto contra las privatizaciones y por la igualdad de acceso sin distinción de raza, sexo, credo o condición social

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Diversas asociaciones que reúnen a profesionales de sanidad de una gran parte de países europeos han decidido organizarse conjuntamente para llevar una voz unitaria a todo el continente sobre su oposición a las políticas de privatización de la salud. Y para ello han firmado un manifiesto en el que apuestan por los sistemas públicos y exigen la igualdad de acceso a 'una atención sanitaria de calidad sin distinción de raza, sexo, credo o condición social'.

Las políticas de austeridad que están siendo impuestas en los países europeos guiadas por la Troika (FMI, BCE y Comisión Europea) están afectando profundamente a los sistemas nacionales de salud, que están viendo recortados sus presupuestos drásticamente y, en muchos casos, siguiendo la senda de las privatizaciones.

En España, con el nuevo proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado, presentada este sábado en el Congreso por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se recorta 123,35 millones de euros a la Sanidad, lo que supone una reducción del 3,1% menos. Además, con la última reforma del PP se instaura el copago farmacéutico, deja fuera de la cobertura a los inmigrantes indocumentados y hace peligrar 4.000 puestos de trabajo. A estas medidas se suma el recorte de 7.000 millones que Rajoy llevó a cabo el pasado mes de abril.

El ‘Manifiesto europeo contra la mercantilización del Sistema de Salud' está firmado por la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, la Asociación Internacional de Políticas de Salud en Europa, la Asociación Española de Neuropsiquiatría, junto a otras organizaciones de Suiza, Alemania, Polonia, Gran Bretaña y Suecia, entre otras. En el texto destacan que 'la organización de un sistema de salud es una responsabilidad pública' y advierten de que sus competencias se desvirtuarían 'si el cuidado de los pacientes se definiera por criterios fundamentalmente económicos'.

Recuerdan que en todos los países europeos existen recursos disponibles para proporcionar prestaciones sanitarias de calidad

'No deseamos que se recorten las prestaciones necesarias, ni queremos que se desarrollen servicios que son médicamente innecesarios, pero rentables para los proveedores de la atención de salud', indican, y recuerdan que en todos los países europeos existen recursos disponibles para proporcionar prestaciones sanitarias de calidad al ser la Unión Europea 'una de las regiones más ricas del mundo'.

Por el contrario, señalan que cada vez están más 'preocupados', pues 'las políticas actuales en la UE pueden poner en riesgo una prestación sanitaria adecuada'. Y es que en los últimos tiempos se ha dado una tendencia creciente hacia las privatizaciones de los sistemas y de los proveedores.

Ante esta corriente impulsada por los gobiernos y las grandes corporaciones, los sanitarios afirman que 'los hospitales no son fábricas de pacientes'. Así lo entienden puesto que, a su juicio, 'el sistema de salud cada vez se comercializará más y la enfermedad se está convirtiendo en una mercancía'.

De esta forma, exponen que los servicios médicos prestados normalmente por las instituciones públicas de salud están cada vez más limitados y restringidos, mientras aumentan las ganancias del sector privado, ofreciendo éstos servicios con costes adicionales para el paciente. Y añaden que 'la presión cada vez mayor de las empresas para generar beneficios conduce a la subordinación de las prioridades médicas a las preocupaciones económicas y socava la relación paciente-médico'.

'La presión de las empresas para generar beneficios lleva a la subordinación de las prioridades médicas a las económicas' En los países con altos niveles de privatización y mercantilización del sector sanitario se implementan prestaciones innecesarias desde el punto de vista de la salud en función de su interés comercial, buscando el beneficio directo, e incluso se 'construyen enfermedades con el fin de crear una necesidad de servicios rentables'.

Finalmente, alertan de que 'la mercantilización de la sanidad tiene consecuencias inaceptables para los pacientes y profesionales' porque supone inequidad y disminución de las prestaciones y una inadecuada planificación de las mismas. En los países con altos niveles de privatización y mercantilización del sector sanitario se implementan prestaciones innecesarias desde el punto de vista de la salud en función de su interés comercial, buscando el beneficio directo, e incluso se 'construyen enfermedades con el fin de crear una necesidad de servicios rentables'.