Público
Público

Entre epílogos y prólogos

La salida de Zapatero parece estar en marcha y Rajoy anticipa su llegada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Zapatero anticipó el pasado lunes en la copa de Navidad de la Moncloa que anunciará el epílogo de la novela sobre su candidatura próximamente, cuando toque, y Rajoy adelantó ayer, más claramente que otras veces, su prólogo a la acción de un gobierno del PP. Disciplina a la alemana.

Todas las interpretaciones sobre el guiño sorpresa del presidente del Gobierno tienen un común denominador: ha decidido no ser candidato. De ahí que mencionara en lugar primerísimo a su esposa, Sonsoles Espinosa, como depositaria de su confidencia, habida cuenta de que a ella se le atribuye desde hace tiempo el deseo de que su marido no opte a un tercer mandato.

La causa autóctona de la crisis es triple: la construcción, el crédito y la bolsa

El epílogo de Zapatero, pues, parece estar en marcha. Y Rajoy ha aprovechado la circunstancia por primera vez en meses para aplacar su feroz crítica habitual. 'En estas fechas, cuando el año ya toca a su fin, he querido rememorar aquella costumbre y hacer hincapié mucho más en lo que nos une, que es mucho, que en lo que nos separa, que es bastante', dijo ayer.

Rajoy explicó su diagnóstico. 'A estas alturas debemos reconocer que la relajación primero,y la suspensión después de las reglas del Pacto de Estabilidad no tuvieron los efectos inicialmente deseados. Más bien han sido el origen de la inestabilidad que vivimos', explicó.

Problema: que el Gobierno de Zapatero no incurrió ni en una ni en otra 'tropelía' que le atribuye el líder del PP, calificadas nada menos que como el 'origen' de la crisis. Fue un alumno aventajado, la 'querida de los mercados'. Porque no sólo cumplió sino que registró durante varios años superávit fiscal con una deuda pública que se redujo del 59,3% al 36,2% del PIB entre 2000, cuando gobernaban Aznar y Rajoy, hasta 2007, tres años después del ascenso de Zapatero.

¿Por qué tiene que falsificar el Partido Popular el origen del problema?

Es al revés. ¿Por qué tiene que falsificar el origen de la crisis el PP? El déficit es un producto de la crisis, un resultado de la caída colosal de la recaudación fiscal y de las elevadas prestaciones por un desempleo, digno de la 'gran depresión'. Todo el mundo lo sabe, pero el PP sigue con la cantinela del déficit como el origen del mal. La idea es que la culpa es de Zapatero 'el manirroto'.

Hasta aquellos que más admira Rajoy lo han reconocido. Veamos lo que pasó el 31 de enero de 2008 cuando se celebró la última cumbre bilateral entre Alemania y España, en Mallorca. Merkel y Zapatero estaban de acuerdo: hay una 'desaceleración económica' provocada por los mercados financieros. Y aunque Merkel desea de 'todo corazón' que Rajoy gane las elecciones del 9 de marzo de 2008, destaca el crecimiento de la economía española y el superávit de sus cuentas públicas. Y atención a esto: un superávit fiscal, dice Merkel, que Alemania no ha logrado.

La causa autóctona de la crisis es la triple burbuja: la construcción, el crédito y la bolsa. Y estas burbujas no han sido la creación de Zapatero el manirroto; su Gobierno, es cierto, continuó la obra iniciada y consolidada por sus antecesores.

En enero de 2004, Rodrigo Rato, entonces vicepresidente del Gobierno, sostenía que la excesiva dependencia del crecimiento económico del consumo familiar y de la vivienda (que hacía el programa del PSOE en 2004) era 'una crítica absolutamente infundada'. Y añadía: 'Lo que riza el rizo de la equivocación es considerar la construcción el sector del ladrillo, como si estuviéramos en la época de La escopeta nacional En 2003 se construyeron cerca de 700.000 viviendas, lo cual es muy positivo para la economía española'.

Se felicita Rajoy ahora porque el Consejo Europeo 'no haya aprobado estas iniciativas [la compra de deuda de los países periféricos del área euro, o la creación de los eurobonos]. El Consejo emite un claro mensaje a todo el mundo: no caben atajos. Cada uno de los estados miembros tendrá que hacer sus deberes'.

Pero ¿qué atajos? ¿No hay un ajuste de caballo en España? ¿Acaso tiene Rajoy un pánico cerval a que la compra de deuda o los eurobonos le den aire a Zapatero? Pero ¿quién está haciendo los deberes, suponiendo que esos son los que se deban hacer? Zapatero, con la oposición de Rajoy, que en la intimidad apoya esas recetas y a las que en público se opone, haciendo de doctor Jekyll y el señor Hide.