Público
Público

Equo rechaza la oferta de IU de una lista única el 20-N

La formación rojiverde alega que hay hueco para una opción "diferente" y aboga por un pacto de no agresión con la federación de Lara

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 20 de noviembre no habrá en las miles de mesas electorales de toda España una papeleta conjunta que agrupe a Izquierda Unida y a Equo. Esa posibilidad ya está oficialmente cerrada. Se descartó este martes en un bar del centro de Madrid. Allí se reunieron dos representantes de cada una de las dos formaciones. Fue un encuentro que ambas partes definieron ayer miércoles a Público como “cordial”, corto –unos 40 minutos– y con una conclusión rotunda: el rechazo de Equo a la oferta de convergencia lanzada por la federación de Cayo Lara.

Fue a principios de julio cuando la dirección de IU se comprometió a mantener entrevistas con partidos y colectivos progresistas con la idea de ahormar una candidatura unitaria y plural. Y entre ellos figuraba en primera línea Equo, el proyecto ecosocialista liderado por Juan López de Uralde, que ya entonces evidenció sus prevenciones hacia una alianza de la izquierda alternativa abanderada por Lara.

Las primeras cautelas mudaron en una decisión final, “muy meditada”, según el relato de Alejandro Sánchez y Pepa López, los dos enviados de Uralde a la reunión con IU y miembros ambos de la comisión promotora encargada de cambiar la piel de Equo –hoy aún una fundación– y convertirla en un partido político.

“Creamos Equo porque estábamos convencidos de que existía en España este espacio, de que no estaba cubierto, de que hacía falta un nuevo proyecto en formas y en contenidos. Y lo seguimos pensando –razona López–. A 80 días de las generales, a lo más a lo que se podía llegar era a un acuerdo electoral, una coalición de siglas, y no a una convergencia desde abajo. Podíamos discutir de puestos en las listas y poco más, y eso no nos gustaba. IU lo entendió”.

No cabía pues la sorpresa para los dos delegados de Lara: Enrique Santiago, secretario federal de Refundación, y su adjunto, Jorge García Castaño. Pero ambos sí digirieron con disgusto la respuesta de Equo. “Defraudados sí estamos. Uno espera siempre que cuando la sociedad reclama la unidad de las fuerzas de izquierdas se antepongan los intereses colectivos a los personales. No obstante, nuestras puertas siguen abiertas”, afirma Santiago.

IU lamenta que se anteponga el 'interés personal' al colectivo

Pero las puertas de Equo también están “abiertas”. “Estamos dispuestos a seguir en contacto y a participar juntos en las causas que compartamos”, como la protesta contra la reforma de la Constitución, indica López. Para Sánchez, la reunión sirvió para espantar miedos, para certificar que “IU y Equo no son formaciones antagónicas o enemigas, sino complementarias”. Y añade: “No hacemos daño a IU. Ofrecemos una opción diferente, dirigida al votante desencantado, al que se queda en casa. Nuestros electorados son distintos. IU no es nuestro rival”.

La distensión lograda el martes asegura, en principio, que ambas fuerzas protagonizarán una “campaña electoral de caballeros”, sin agresiones mutuas. “Competir sanamente sin despellejarnos, y eso es importante”, resume García Castaño.

Durante la cita, Equo esgrimió más razones para repudiar un pacto. Primero, porque está en pleno proceso de construcción, de expansión territorial, de confluencia con sus homólogos en Balears (Iniciativa Verds) y País Valencià –Iniciativa del Poble Valencià (IdPV), que con el Bloc y Els Verds-Esquerra Ecologista forma la coalición Compromís–. También pesa para la formación de Uralde que un acuerdo con IU “no sería entendido” por militantes y simpatizantes. “Estamos naciendo y en este tema hay un consenso absoluto”, señala López.

La formación de Uralde alega que un pacto con Lara 'no sería entendido' por sus bases 

La delegación de IU insistió en que el escenario político ha cambiado, en que se vislumbra la hecatombe en el PSOE, la victoria del PP y una mayor supremacía de los mercados. Y la fuerza del 15-M, por descontado. “Por eso creemos que su decisión es un error estratégico, ya que la gente ahora está en otra cosa”, reprocha García Castaño. “Si es un error, ya se verá –replica Sánchez–. Un frente de todos quizá resta más que suma, como se vio en Valencia y Balears en las autonómicas”, cuando Compromís e Iniciativa Verds superaron en votos y escaños a IU. “No acabamos de ver que fabricar una alianza artificial, y que exigiría sacrificios para todos, pueda parar una mayoría absoluta del PP”, concluye.

Pese a la negativa de Equo, IU no tira la toalla. Desde julio se ha reunido con Izquierda Anticapitalista, la iniciativa Mesas de Convergencia, los intelectuales y artistas promotores del manifiesto Una ilusión compartida y los docentes universitarios impulsores del llamamiento Para reconstruir la democracia en España , además de con Iniciativa per Catalunya Verds (ICV). En entrevistas bilaterales, IU ha constatado la “voluntad de confluir”, por lo que ahora comenzarán los encuentros a varias bandas. “No hay nada cerrado, pero no dudo de que habrá un acuerdo para el 20-N –confía Santiago–. Todos hacemos hoy el mismo análisis”.


Este sábado, Equo cerrará el calendario para el 20-N. Primero se embarcará en la elección, vía primarias, del cabeza de lista por Madrid. Juantxo López de Uralde no ha presentado su candidatura, pero se da por descontada. También se elegirán los candidatos provinciales. Todo ello antes del 20 de septiembre. Podrán votar los 2.000 socios con carnet de Equo y los cerca de 8.000 simpatizantes.

A principios de octubre, Equo celebrará su congreso constituyente, que por la inminencia de las elecciones generales será más una 'conferencia política', como dice Pepa López, que una asamblea ordinaria. 

La Comisión Ejecutiva Federal de IU se reunirá el lunes. El día 10 de septiembre lo hará el Consejo Político, que designará a Cayo Lara como candidato o, si tuviera rivales, abrirá el proceso de primarias.