Público
Público

"ERC quiere ser decisiva y que no lo sea el PP"

Entrevista a Joan Puigcercós. Candidato de de Esquerra Republicana de Catalunya a las elecciones autonómicas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Joan Puigcercós afronta su primera campaña como candidato de ERC en unas elecciones autonómicas y afirma sentirse plenamente entregado a la carrera electoral, sobre todo desde que acusó a los andaluces de no pagar impuestos.

¿Ha respondido CiU a su oferta para formar un frente por el concierto económico y el referéndum?

No. A CiU no le interesa ir más allá de la petición formal de concierto económico, una propuesta que usa como cebo para captar el voto más catalanista. He formulado a Mas una propuesta de país, no de Gobierno. Pero ha quedado claro que lo que quiere CiU es aliarse con el Partido Popular.

¿ERC quiere pactar con CiU?

No he dicho que quiera pactar con CiU, digo que tendremos una actitud constructiva. Si CiU acepta el referéndum para la independencia, pactaremos con CiU. Si el PSC aceptara un referéndum, pactaríamos con los socialistas.

'La sentencia [del TC sobre el Estatut] cierra las puertas a Catalunya'

El hecho es que, tras compartir Gobierno con el PSC, ahora lamenta la españolización de Montilla.

El PSC ha decidido someterse al PSOE, y abandonar el camino que había iniciado y que ha sido muy bueno para el país. Dentro del autonomismo, el PSC tenía un camino. Pero esta vía ha acabado. CiU también lo ha visto. Por eso CiU y PSC estaban muy preocupados y no querían la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut antes de las elecciones. La querían después porque querían seguir vendiendo su discurso. Ahora están descolocados. La sentencia marca un antes y un después, cierra las puertas a Catalunya. No se trata sólo de un recorte de algunos artículos, en el trasfondo hay un acuerdo entre el PSOE y el PP para no tocar nada.

¿Es necesario un contrapoder en Catalunya ante Madrid para hacerse escuchar?

El contrapoder es la consecuencia de que Catalunya no tiene lo que pide y lo que le toca. Catalunya es la gran perjudicada del modelo actual de las autonomías. Si fuéramos independientes, no habría contrapoder. Catalunya y España serían aliados si cada uno fuera independiente. Seríamos amigos para siempre. Pero se ha creado un equilibrio, un pacto PSOE-PP que se ha ido forjando con el tiempo. Vemos que no tienen complejos para defender el concierto económico en Euskadi y Navarra. Tampoco tienen ningún problema en defender el modelo de economía subsidiada de algunas comunidades. Ni en engordar Madrid para que reúna todas las decisiones económicas. En cambio, Catalunya, Balears y Galicia son las grandes perjudicadas. El Estatut quería cambiar esta situación. Pero no ha servido.

'Ha quedado claro que lo que quiere CiU es aliarse con el Partido Popular'

¿El Publiscopio' le otorga 13 diputados. ¿Qué sería aceptable para ERC?

El buen resultado por ERC ahora es ser decisiva y que no lo sea el Partido Popular. Estamos codo con codo en las encuestas. Se monta un escándalo cuando decimos que Catalunya paga mucho y recibe poco o que hay mucho celo fiscal. Pero a mí me parece de Código Penal el videojuego del PP de Catalunya donde se dispara contra inmigrantes ilegales o catalanistas. Si esto lo hiciera una persona de la izquierda abertzale, le habrían aplicado la Ley Antiterrorista. Me parece gravísimo. La gente tiene que elegir entre esto o Esquerra Republicana como tercer partido del Parlamento.

Hay quien cree que provocó intencionadamente la polémica diciendo que en Andalucía no paga ni Dios.

Simplemente utilicé una expresión catalana en el fervor de un mitin. Pero lo cierto es que generó un debate sobre algo que hace diez años que explico y que de carambola acabó emergiendo.

¿Los efectos han sido buenos o malos para ERC?

El debate ha durado poco porque no interesa, porque cuando he empezado a poner cifras sobre la mesa, automáticamente los otros partidos no han querido hablar. Esta es una de las paradojas de la política y es una de las cosas que crea desafección. Abrimos ciertos debates, pero, cuando se ponen soluciones sobre la mesa, el partido más conservador acaba dando marcha atrás porque no le interesa seguir.