Público
Público

La Escolanía de El Escorial acusa a un cura de abuso de menores

Padres de tres alumnos de 11 y 12 años denunciaron en 2010 los hechos ante el monasterio. La Fiscalía ordenó el alejamiento del religioso tras la declaración de niños y testigos. El caso está pendiente de jui

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Un monje de la comunidad agustiniana del Monasterio del Escorial (Madrid) fue denunciado el año pasado por los propios religiosos tras detectar que el cura podría haber abusado sexualmente de tres alumnos de entre 11 y 12 años en la escolanía monástica. Los responsables del coro infantil pusieron la denuncia en los juzgados de San Lorenzo de El Escorial tras recibir la queja de los padres. La jueza encargada de la instrucción ya ha terminado la instrucción y el caso está pendiente de apertura de juicio oral, según informaron ayer fuentes jurídicas. El religioso se encuentra apartado del monasterio por orden de la Fiscalía.

Los hechos fueron denunciados por los padres de los tres escolanos, que posteriormente abandonaron su plaza en el monasterio. El acusado ocupaba un puesto de profesor en la escolanía que, aparte de ofrecer formación de Solfeo y Piano, enseña historia de la Música y Conjunto Coral. Fuentes de la escolanía aseguran que el monje no estaba implicado en la formación directamente musical, aunque daba clases a los escolanos a diario. Los 43 niños del coro del monasterio completan su educación académica en el Colegio Alfonso XII junto con otros niños de su edad.

Los niños fueron retirados de la escolanía por sus padres

Durante el año de instrucción, la titular del Juzgado de Primera Instancia número 4 de San Lorenzo de El Escorial ha tomado declaración a los niños y a sus compañeros como testigos de los supuestos abusos sexuales. La escolanía no ha aclarado el tiempo que llevaba el monje en las labores de contacto con los escolanos. Lo que sí dejan claro es que fue apartado de su puesto, antes incluso de que la Fiscalía ordenara su alejamiento.

La dirección ha llevado el asunto con una férrea discreción. Desde el colegio concertado Alfonso XII, al que acudían los niños para su formación oficial, afirman desconocer el asunto. La propia asociación de padres de alumnos del colegio, que no representa a las familias de los escolanos, tampoco conocía los supuestos abusos. El arzobispado de Madrid ha obviado la consulta de este periódico sobre las sanciones que se impondrían al religioso. Fuentes de la escolanía aseguran que el acusado ha sido apartado pero no ha sido expulsado de la orden.

La Escolanía del Monasterio de El Escorial cuenta con 43 niños de entre 9 y 14 años, que viven en sus dependencias durante los meses que dura el curso lectivo. El prestigioso coro, que participa con frecuencia en actos oficiales, sobre todo en las ceremonias relacionadas con la Casa Real, fue fundado en 1974. Sin embargo, los precedentes históricos del coro se remontan a 1567, tan sólo cuatro años después del inicio de las obras del monasterio. Fue el propio Felipe II el que creó un seminario de niños en el monasterio de Párreces (Segovia), que más tarde se trasladaría a las nuevas dependencias en el monasterio.

El presunto pederasta no ha sido expulsado de la orden agustiniana

Los escolanos reciben una beca para vivir en el monasterio como parte de las activividades litúrgicas. Los niños residen en habitaciones de dos a seis plazas. El régimen es de pensión completa y sólo ven a sus padres las tardes de los domingos. En la web del Real Monasterio del Escorial se asegura que entre estos niños 'existe una excelente convivencia y se forjan amistades para toda la vida'.

Las pruebas de canto para los aspirantes a la beca son para niños de 8 y 9 años que ingresan en 4º o 5º de Primaria. Su permanencia en el coro, en una primera etapa, dura hasta 2º de ESO. Los jóvenes que sufrieron los presuntos abusos sexuales denunciados permanecían en esta primera etapa de su formación. Los que demuestran aptitudes musicales pueden optar a cursar también Bachillerato. 'Los escolanos crecen y se forman como hombres en un ambiente cristiano y feliz, obteniendo, con mucho esfuerzo, los mejores resultados a nivel académico y musical', describe la web de la Provincia Agustiniana Matritense.

Los internos sólo ven a sus familias los domingos por la tarde

La colaboración con la justicia mostrada en este caso por la dirección de la escolanía de El Escorial sigue las directrices marcadas por el Vaticano en las normas establecidas en mayo de 2010 por Benedicto XVI. En esa revisión del derecho canónico se endurecieron las penas contra los acusados y se aumentó el plazo de prescripción de los delitos de 10 a 20 años. Joseph Ratzinger quiso frenar con esta iniciativa las críticas por el encubrimiento de Roma de multitud de casos de abusos sexuales cometidos por religiosos.

El Vaticano insiste en que en estos 'se deben tener debidamente en cuenta las leyes civiles del país', como describió una circular enviada el pasado mayo desde Roma a todas las conferencias episcopales. El prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal William Levada, envió una carta en la que se explicaba que 'al recibir las denuncias de posibles casos de abusos sexuales a menores', los obispos deberán asegurar que 'se debe excluir la readmisión de un clérigo al ejercicio público de su ministerio si este puede suponer un peligro para los menores o existe riesgo de escándalo para la comunidad'.

El 'escándalo' social que la jerarquía de la Iglesia pretende evitar es el que se produjo el pasado 20 de abril, cuando se hizo pública la detención en Eivissa de un sacerdote acusado por ocho padres de abusos sexuales a sus hijos mientras ejercía de párroco y de director de un colegio concertado en la isla balear. Al igual que en el caso de la escolanía, el juez ordenó el alejamiento del centro educativo.

Roma ordenó en mayo excluir la readmisión de los clérigos acusados

Sin embargo, la reacción de los superiores de Eivissa no fue igual. El portavoz del obispado ibicenco aseguró que el cura seguiría ejerciendo de párroco y que no había hecho público el asunto al no considerar el caso como importante. Es decir, al mantener al acusado en su puesto, contravino las órdenes del Vaticano.

El afán de la jerarquía de la Iglesia por silenciar los casos de abusos sexuales a niños en parroquias, colegios y escolanías llevó a un grupo de católicos a crear la asociación Iglesia sin Abusos. Este colectivo ha registrado en España cerca de diez sucesos de religiosos relacionados con abusos sexuales a menores en las últimas décadas. En la gran mayoría de los casos, los acusados ha sido trasladados con pretendido sigilo a otras funciones eclesiásticas en lugar de haber sido puestos a disposición judicial.

El caso más sonado saltó a la opinión pública el pasado año en Chile. El religioso José Ángel Arregi fue detenido en posesión de centenares de grabaciones de abusos a menores cometidos por él mismo. Muchos de esos maltratos fueron cometidos a 15 alumnos del colegio San Viator de Madrid, Vizcaya y Basauri. Este religioso fue apartado por sus superiores que conocían las denuncias de los abusos.

'La mayoría de los casos de abusos se producen en las casas y cuando veo a un padre no veo a un pedófilo y cuando la gente ve a un sacerdote sí lo hace', se quejaba una joven universitaria en una reciente campaña de argumentos para catequesis de cara a la próxima visita papal. El único estudio científico que ha analizado los entornos donde se han producido abusos sexuales a menores, realizado en 1994 en la Universidad de Salamanca, determinó que el 4,17% de abusos a menores en España fueron cometidos por religiosos. Cuando se hablaba sólo de niños varones, el porcentaje ascendía hasta el 9%.

Los niños con capacidades musicales son los escogidos con apenas 9 años para ser becados por la comunidad de los monjes agustinos.

Residen en el monasterio en habitaciones de entre dos y seís niños. Cada mañana, después de desayunar reunidos, acuden a estudiar al colegio concertado Alfonso XII, también en el monasterio.

Después de clase comen juntos en el comedor propio de la escolanía, antes de comenzar con su jornada diaria de formación musical de canto y de instrumentos.

Los sábados participan en dos misas como actividades litúrgicas, para las que son formados especialmente.

La escolanía proporciona a los jóvenes actividades deportivas que les permiten relacionarse en el exterior.

Los domingos por la tarde están dedicados a la visita familiar.