Público
Público

La escuela pública toma la calle contra los recortes de Aguirre

Miles de personas inician el curso con una marcha masiva contra la disminución de 3.200 docentes en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La comunidad educativa madrileña salió ayer a la calle, en forma de una masiva manifestación, contra los recortes en educación aprobados por el Gobierno de la Comunidad de Madrid para el presente curso. Entre 10.000 y 50.000 personas (según los datos de la Policía y los de los convocantes, respectivamente) se unieron a la protesta. Profesores, fijos e interinos, familias y alumnos colapsaron el centro de Madrid frente a las sedes de la Consejería de Educación y del Ministerio en la calle de Alcalá. '¡Esperanza dimisión!' fue el grito que más decibelios alcanzó en una marcha que discurrió bajo el lema: 'La educación no es un gasto, es una inversión'.

Los centros educativos se organizaron a través de los sindicatos de enseñanza de todos los signos políticos para expresar que las medidas del Ejecutivo de Esperanza Aguirre conllevan una disminución de plantillas que asciende a 3.200 docentes interinos menos. Y lo ejemplificaron en sus pancartas: '11 profesores menos en el IES Dionisio Aguado (Fuenlabrada)', '10 profesores menos en el IES Vicente Aleixandre'... El Gobierno regional desmiente la reducción de 3.200 plazas porque asegura que el año pasado la plantilla de interinos era de 1.700.

La manifestación llenó el tramo de la calle de Alcalá desde la plaza de Cibeles hasta cerca de la Puerta del Sol. Los sindicatos calificaron de 'éxito' la marcha, una de las más numerosas que se recuerdan desde que comenzó el clima de lucha contra los recortes en Madrid hace ya cuatro años. 'Este es el primer paso dado por los madrileños, que tienen claro que el objetivo fundamental de la protesta es el alumnado', enfocó el representante de la Federación de Enseñanza de UGT en Madrid, Eduardo Sabina.

El PP ataca a Gabilondo

El clima actual de agitación en la comunidad educativa tuvo ayer un nuevo capítulo al inicio de la jornada. La consejera de Educación, Lucía Figar, reclamó en una entrevista en Antena 3 la dimisión del ministro de Educación, Ángel Gabilondo, por 'actuar de propagandista sindical agitando las huelgas'. El titular de Educación había señalado que los profesores 'deben reclamar sus derechos de una manera democrática'.

Aguirre se sumó también a la estrategia iniciada por Figar: 'A mí me parece que un señor ministro del Gobierno de la nación de ninguna manera puede alentar huelgas contra comunidades del PP porque eso es partidismo intolerable y por ello exijo su dimisión inmediata'.

Pese al apoyo sindical del Gobierno denunciado por Aguirre los sindicatos acudieron antes de la manifestación al Ministerio de Educación para exigir más implicación del Gobierno central ante los recortes autonómicos en Madrid, Castilla-La Mancha, Navarra, Galicia y Catalunya. El secretario de Estado de Educación, Mario Bedera, se reunió con los representantes sindicales y les prometió trasladar las quejas a la conferencia sectorial que agrupa a todas las comunidades autónomas.

Los sindicatos habían anunciado antes del verano que el curso no se iniciaría con normalidad si se mantenía la orden de la Consejería de Educación que sumaba dos horas a la carga lectiva de los docentes (de 18 a 20) sacrificando, entre otros servicios, las tutorías. 'El Gobierno regional debe tomar nota de lo que le están diciendo los ciudadanos y negociar. No entramos en descalificaciones, sólo pedimos diálogo', reivindicó el responsable de la Federeación de Enseñanza de CCOO, Francisco García.

Figar aceptó entrar a negociar pero no rebajó la campaña de desprestigio al respecto del horario laboral de los profesores. 'No nos cansaremos de explicar que nos parece razonable la medida que estamos tomando muchas comunidades autónomas y que no toca las condiciones laborales. Es una medida justa, razonable y equilibrada' que exige 'apretarse el cinturón con cinco millones de parados', afirmó Figar, según Europa Press.

'Los interinos son personas que no han ganado una oposición y se contratan por meses. Algunos están todo el curso y otros para suplir bajas. Esos contratos terminan todos en junio y en septiembre se contrata a los que hacen falta. Y este curso probablemente habrá que contratar menos interinos', añadió. Los cálculos de los sindicatos dicen que esos profesores que se dejarán de contratar suman 3.200 y que muchos de ellos vieron hace dos cursos cómo se les reducía el derecho a las vacaciones pagadas si no trabajaban más de cinco meses. 'Ya está bien de cobrar por no trabajar', justificaron en la Consejería al anunciar aquella reforma.

'Están insistiendo en las dos horas lectivas de más porque saben que es tramposo', señaló Sabina, de UGT. Ante las críticas que les acusan de haber convocado huelga los próximos 20 y 21 de septiembre y que perjudicará a las familias, Sabina añadió: 'Nosotros, los representantes sindicales, somos profesores, ¿cómo se nos puede acusar de hacer huelgas electorales?'.

Fondos a la concertada

'He venido a la marcha para defender que muchas personas se van a quedar sin empleo. No protestamos porque nos hagan trabajar más. Eso lo hacemos sin problemas, es porque se están llevando el dinero de la pública para dárselo a la privada', protestó Ana, profesora de la Escuela Oficial de Idiomas Jesús Maestro. Muchos manifestantes, vinculados a institutos públicos, lamentaron la creciente oferta de centros concertados alrededor de escuelas públicas.

Desde que la Consejería decidió reducir los derechos laborales de los interinos, los sindicatos han intensificado su actividad de concentraciones. La convocada ayer multiplicó por diez la afluencia habitual a estas protestas.

Miles de personas, entre profesores, estudiantes y padres de alumnos, han marchado por Madrid para protestar contra los recortes emprendidos por la Comunidad en el sector de la Educación. Bajo el lema 'La educación no es gasto, es inversión. No a los recortes' y con gritos como 'No nos cortes la esperanza', ha comenzado pasadas las 18.30 horas la manifestación convocada por las organizaciones sindicales educativas.

El punto álgido de la manifestación, que ocupó el espacio que va desde la plaza de Cibeles hasta la Puerta del Sol, se produjo cuando pasaron por delante de la Consejería de Educación, donde pidieron la dimisión de tanto la consejera, Lucía Figar, como de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, informa Diego Barcala.

Se trata de la primera convocatoria de protestas organizada por CCOO, Anpe, CSIF y UGT contra las instrucciones promulgadas por la Consejería de Educación de cara al presente curso escolar, que prevé que los profesores impartan 20 horas lectivas en lugar de 18, lo que según los sindicatos supondrá la pérdida de 3.000 empleos.

Con pancartas como 'Nos sentimos insultados, queremos ser educados', o 'No son dos horas más, son 3.000 profesores menos', profesores, estudiantes y padres de alumnos han arrancado en un ambiente festivo la marcha que les llevará desde Neptuno hasta Sevilla, cerca de la Consejería y del Ministerio de Educación.

Minutos antes del inicio de la protesta, el portavoz de CCOO, Francisco García, ha señalado que el Gobierno regional se va a encontrar esta tarde 'no sólo con profesores y alumnos', sino con ciudadanos que van a decirle a la presidenta regional que 'con la educación no se juega'.

La jornada de hoy, en la que los sindicatos habían instado a los centros a informar a los alumnos sobre los recortes, ha sido 'todo un éxito', según García, quien ha explicado que los profesores han llevado a cabo actividades como el reparto de cartas informativas, colocación de pancartas y celebración de asambleas en los centros de secundaria.

El portavoz de CCOO, Francisco García: 'Con la educación no se juega'

Por su parte, el portavoz de ANPE, Francisco Melcón, ha explicado que esta manifestación es el primer 'aldabonazo' para que el Gobierno regional se siente 'a negociar y que rectifique', una declaración que ha sido respaldada por el representante de CSIF, Antonio Martín, quien ha solicitado 'diálogo, negociación y respeto' para el profesorado y la convocatoria de la Mesa Sectorial.

En cuanto a las críticas vertidas por la presidenta regional, Esperanza Aguirre, sobre el carácter político de las movilizaciones del profesorado, el portavoz de FETE-UGT, Eduardo Sabina, ha indicado que todos los represetantes sindicales son profesores y 'no extraños ni profesionales del sindicalismo', y que su objetivo es que 'todo el mundo pueda recibir una educación de calidad'.