Público
Público

España, a la cabeza de Europa en tijeretazos sociales

Las principales potencias europeas no han tomado medidas contra el sector educativo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La comisaria de Educación de la Unión Europea, Androulla Vassiliou, instó a los Estados miembros el pasado abril a no aplicar recortes en educación. 'Invertir en educación es una buena inversión para [fomentar] el empleo y el crecimiento económico. A largo plazo, eso reporta beneficios', advirtió la comisaria en la presentación del último informe de la Comisión Europea sobre la materia.

Cinco meses después del mensaje lanzado por Vassiliou, la mayoría de los grandes países europeos se han mostrado partidarios de respetar los presupuestos en educación. La decisión más polémica a este respecto fue la liberalización el año pasado de las tasas universitarias en Reino Unido, que supuso un incremento de 6.100 euros en los precios de las matrículas. En el mayor ajuste de gasto de este país desde la Segunda Guerra Mundial, la liberalización de las tasas disparó el precio de la matrícula universitaria desde la cifra de los 4.200 euros por curso a los 10.300. No obstante, Cameron anunció su apuesta por mantener el presupuesto de la educación primaria y secundaria.

Alemania, primer país de la zona euro en presentar un plan de ajuste, anunció en 2010 una reducción del gasto en 80.000 millones de euros hasta el año 2014 con una reducción de 10.000 funcionarios y una bajada de sueldo del 2,5% al resto de empleados públicos. Sin embargo, el Ejecutivo alemán incrementó en 12.000 millones de euros las partidas destinadas a la educación y lainvestigación.

De momento, la Italia de Berlusconi no ha tocado el presupuesto educativo. En su plan de ajuste, el Ejecutivo previó la reducción del gasto público en 45.000 millones hasta 2014. Sin embargo, el ahorro no afectó a la sanidad, ni a la educación, la investigación o la cultura.

El pasado miércoles, el ministro de Economía portugués, Vitor Gaspar, anunció un recorte 'sin precedentes' del gasto público consistente en una reducción que va desde el 45,4% del PIB actual al 41,5% de 2015. La medida prevé aumentar los impuestos a las clases altas y congelar sueldos a funcionarios. Sin embargo, no se hicieron públicos datos sobre las partidas dedicadas a educación.

Irlanda, como Reino Unido, sobrecargó las tasas universitarias desde 500 euros hasta los 2.000, mientras que redujo en 3.000 millones las prestaciones sociales. En Grecia el plan de ajuste impuesto por la UE incluye importantes reducciones en sanidad y educación y la supresión de 150.000 funcionarios.