Público
Público

España, el cuarto país de la UE con mayor proporción de niños pobres

Un estudio de Unicef confirma que tan solo es superada por Rumanía, Letonía y Bulgaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La crisis actual está agravando la situación de las familias españolas, donde el número de hogares con niños con todos los miembros adultos en paro ha crecido un 120% desde 2007 a 2010. El impacto de la crisis ha provocado que los menores sean el colectivo más pobre en España, cuando tradicionalmente habían sido las personas mayores de 65 años.

Este martes, Unicef ha hecho público un nuevo estudio en el que pone de manifiesto la importancia de este dato en un contexto internacional. El 17,1% de los niños en España viven por debajo del umbral de la pobreza, una tasa que sitúa al país en el cuarto puesto en la lista de países de la Unión Europea. Los países que se sitúan por delate son Rumanía, Letonia y Bulgaria.

'El índice de pobreza infantil disminuiría si no se dejara el gasto social a merced del mercado' Unicef alerta de la tendencia a creer que la pobreza infantil tiende a disminuir de forma constante en los países ricos, sin embargo este informe destaca que tan sólo cuatro países han experimentado un descenso significativo desde 19901 y son Australia, Noruega, Reino Unido y Estados Unidos.

Del estudio que han realizado se extrae que los países con mayor gasto público en prestaciones sociales y familiares son las que tienen un índice de pobreza menor. Desde esta ONG avisa de que 'las políticas de intervención social pueden hacer que los índices de pobreza infantil descienda un 40% más (en promedio) que si se dejaran a merced de las fuerzas del mercado'.

El autor del informe, Peter Adamson, defendió que la tasa de pobreza infantil de un país 'es el indicador más importante que una sociedad tiene sobre sí misma y que revela cómo de bien está protegiendo a sus ciudadanos más vulnerables'.

El informe 'Midiendo la pobreza infantil en los países ricos ' publica que más de 30 millones de niños en 35 países desarrollados viven en situación de 'pobreza relativa', un concepto que se diferencia de la pobreza absoluta, ya que se mide comparando en ingreso de las familias en su contexto nacional.

Para el cálculo de esta cifra, los expertos tienen en cuenta la mediana de los ingresos de todo un país, de forma que las familias cuyos ingresos no superen este valor, se sitúan por debajo y se les considera dentro de esta 'pobreza relativa' al país en el que viven.