Público
Público

España echa al embajador de Gadafi por la represión

El hijo del dictador libio ofrece celebrar elecciones y afirma: "Ganaríamos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España ha dado una vuelta de tuerca más a la presión sobre el régimen de Muamar Gadafi y anunció ayer la expulsión del embajador libio en Madrid, Ajeli Abdussalam Ali Breni. El Ministerio de Exteriores que dirige Trinidad Jiménez ha dado diez días al diplomático para abandonar España, después de que el Ejecutivo haya considerado que el régimen de Gadafi ha perdido “toda legitimidad por la continua represión que viene ejerciendo contra la población libia”. También se ha decidido expulsar a tres funcionarios de la embajada libia por realizar “actividades incompatibles con su estatus diplomático”, según un comunicado.

Mientras tanto, el hijo predilecto del dictador, Saif al Islam, habló de la posibilidad de convocar elecciones para poner fin a la guerra civil en el país magrebí.  Durante mucho tiempo fue considerado como un rayo de esperanza dentro del decadente régimen libio, pero con su última propuesta, Saif al Islam demuestra haberse contagiado de manera definitiva del delirio de su padre. El hijo, delfín y única voz autorizada por el dictador Muamar Gadafi, ofrece un proceso electoral supervisado por la comunidad internacional, que sería el colofón a una nueva Constitución.

Un propósito muy loable que tiene un pero con mayúsculas: el coronel sería candidato y obviamente ganaría. A estas alturas de la guerra, ni la comunidad internacional ni la OTAN, que en las últimas semanas ha incrementado los ataques sobre Trípoli y ve muy próxima la caída del régimen, van a plantearse otra alternativa que no sea el exilio del dictador. “Creo que esta oferta llega un poco tarde”, dijo un portavoz del Departamento de Estado en Washington.

El vástago de Gadafi, que lanzó la propuesta en una entrevista ayer en el diario Il Corriere della Sera, se reafirma en la idea de que su padre no se mueve: “Ha dicho muchas veces que nació aquí y morirá aquí”. De momento, ni Moscú, que ayer envió una misión a Trípoli para negociar la marcha del dictador, ha conseguido convencerle. Y es que Saif al Islam aún cree que las elecciones pueden celebrarse “como máximo a finales de año” y que servirán para que “todo el mundo compruebe que Gadafi es todavía muy popular para su pueblo”.

Durante toda la entrevista, su discurso es una combinación de utopía, realidad y teoría de la conspiración a partes iguales. Asegura que “el régimen de mi padre, tal y como lo hemos conocido desde 1969, ha muerto, superado por los acontecimientos”, aunque sostiene sin vacilar que “en caso de elecciones ganaríamos. Los dos millones de residentes de Trípoli nos apoyan e incluso en Bengasi contamos con la confianza de la mayoría”.

Bengasi es el foco inicial de las revueltas que –repite igual que hace su padre cada vez que aparece en público– “han sido provocadas por fanáticos integristas islámicos, terroristas llegados desde el extranjero y mercenarios a las órdenes de Sarkozy”.

Al presidente francés le acusa de manejar como “marionetas” al Consejo Nacional de Transición. Sin embargo, Francia sería la encargada de llevar a cabo la “transición” hacia la “Libia del futuro” que Saif al Islam concibe con una composición federal “similar a EEUU, Nueva Zelanda o Australia”.

De quien no quiere oír ni hablar es del Gobierno italiano: “Berlusconi y el ministro de Exteriores Frattini se han comportado de un modo abominable. Tres meses antes de la rebelión se inclinaban ante nosotros y le besaban la mano a Gadafi”.  La próxima semana, en Roma, se celebrará una reunión con “todos los jefes tribales” que representan a la sociedad libia.

Cronología de la actuación del Gobierno desde que comenzó la crisis en Libia :

- 18 de febrero: La ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, pide al Gobierno de Libia no hacer uso de la fuerza contra los manifestantes que reclaman más reformas sociales y políticas.

- 22 de febrero: El Gobierno prepara un avión para evacuar a los españoles atrapados en Libia por el conflicto.

- 24 de febrero: Trinidad Jiménez asegura que Gadafi ha perdido ya 'toda la legitimidad' por bombardear a su pueblo. La Embajada libia en Madrid le responde que estas críticas están basadas 'en falsedades de los medios de comunicación'.

- 2 de marzo: El embajador de España en Libia, Luis Francisco García Cerezo, y el resto del personal diplomático regresan a Madrid. Este mismo día, el Gobierno ordena bloquear los bienes y los fondos que Gadafi tiene en España.

- 12 de marzo: Jiménez mantiene de forma secreta en El Cairo su primera reunión con delegados del Consejo Nacional Transición (CNT).

- 19 de marzo: España anuncia su participación en la misión militar de la OTAN contra el régimen de Gadafi.

- 5 de abril: Detenido el fotógrafo Manu Brabo cuando cubría la información en el frente de guerra con otros periodistas

- 13 de abril: Jiménez anuncia desde Catar el envío de un representante diplomático en Bengasi, la capital de los rebeldes.

- 18 de mayo: Las autoridades libias informan de la liberación de Manu Brabo.

- 8 de junio: Jiménez asegura en su visita a Bengasi que el CNT es 'el legítimo representante del pueblo libio'.

- 10 de junio: Exteriores suprime el puesto de embajador de España en Trípoli.