Publicado:  22.03.2010 06:00 | Actualizado:  22.03.2010 06:00

España esconde decenas de casos de pederastia

Iglesia sin Abusos pide a las víctimas que denuncien las agresiones y acusa a la jerarquía de mantener "un imperdonable silencio"

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Somos una voz en el desierto". En 2002, el abogado Carlos Sánchez era catequista en la vicaría VI de Madrid cuando saltó el escándalo de un cura pederasta en su parroquia. Pese a sus denuncias, el sacerdote, Rafael Sanz Nieto, fue trasladado de iglesia y luego enviado a un monasterio. Los catequistas, que acudieron al cardenal Rouco Varela en busca de ayuda, fueron expulsados de sus cargos y el silencio se implantó en la diócesis. Aquel suceso llevó a Sánchez y otros compañeros a crear la asociación Iglesia sin Abusos, que logró, finalmente, llevar ante los tribunales al eclesiástico. Este fue condenado a dos años de cárcel. "Es uno de los ocho curas que en España han sido condenados a la cárcel por estos delitos", recuerda Sánchez. Además, la sentencia obligó al Arzobispado de Madrid a pagar una indemnización de 30.000 euros por responsabilidad civil.

Ocho años después, y cuando los escándalos por abusos sexuales entre el clero proliferan por todo el orbe católico, comienzan a conocerse casos en España. El último, el del religioso de San Viator José Ángel Arregi, detenido en Chile en posesión de centenares de grabaciones de abusos a menores en distintos colegios españoles. La investigación ha determinado que el religioso poseía filmaciones de maltratos sexuales cometidos por él mismo a 15 alumnos españoles de los colegios San Viator de Madrid, San Viator de Vizcaya y el San José de Basauri. Además, un ex alumno del colegio de San Viator de Huesca denunció la pasada semana un nuevo caso de abusos presuntamente relacionados con Arregi durante el curso 92/03, cuando este religioso era tutor de un curso de segundo de Primaria.

Un estudio reveló que el 4% de los abusos los cometen

La Iglesia española suele defenderse ante estos escándalos asegurando que los casos de abusos sexuales entre el clero son residuales. Sin embargo, la realidad demuestra lo contrario. Félix López Sánchez, catedrático de Psicología de Sexualidad en la Universidad de Salamanca, realizó en 1994 un estudio sobre este fenómeno, el único con datos de todo el Estado español. En él se concluía que el 4,17% de los abusos contra menores en nuestro país habían sido cometidos por religiosos. La cifra aumentaba hasta el 9% si se hablaba únicamente de niños varones. El experto daba especial relevancia a este dato, puesto que "en aquella época especialmente en los años 50, 60 y 70 los religiosos tenían más acceso a los niños que a las niñas".

En el caso de las niñas -abusos cometidos en centros religiosos femeninos, gestionados por monjas- el porcentaje bajaba al 1%. "Los agresores son casi siempre hombres, sean homosexuales o heterosexuales, laicos o religiosos", constataba ayer al diario Deia el autor del estudio.

La mayor parte de las víctimas son varones, entre 9 y 14 años de edad

La mayor parte de las víctimas son varones, de entre 9 y 14 años, de todas las clases sociales, que tuvieron contacto con los religiosos. Los abusos se llevaban a cabo "especialmente en internados, aunque también en parroquias o campamentos", añadía.

Al calor de las últimas escándalos en Europa, hasta Iglesia sin Abusos han llegado en las últimas semanas docenas de supuestos casos de abusos pendientes de denuncia. Al menos ocho "son absolutamente verosímiles", señala Carlos Sánchez. Hay casos de religiosos, de curas diocesanos, en colegios o en parroquias, con niños y adolescentes. "Sólo coinciden en una cosa, y es que todos son contra chicos, ninguno contra chicas", incide el experto.

Cañizares asegura que el tema no le preocupa "excesivamente"

Uno de los que la asociación está valorando se produjo en Ibiza, y se trata de abusos a un menor que hoy sobrepasa los 20 años de edad y cuyo presunto autor es un sacerdote diocesano. "Se llegó a un acuerdo extrajudicial, auspiciado por la familia del chico, que no quería denunciar al cura". Otro de los casos se produjo en Barcelona, esta vez a manos de un religioso. "Es un caso de hace más de 30 años", señalan desde Iglesia sin Abusos, donde reconocen que la víctima se resiste a denunciar.

Todavía hoy, cuando el Papa incluso ha escrito una carta a los católicos irlandeses pidiendo perdón y aplicando la "tolerancia cero" para los culpables de abusos dentro del clero, en la Iglesia española se sigue imponiendo lo que el abogado Carlos Sánchez califica como "un imperdonable manto de silencio". No obstante, un religioso consultado por este diario que prefiere mantenerse en el anonimato apunta que "es posible que pronto salgan más casos de denuncias, seguramente de hace muchos años". Éste, responsable de una congregación con sede en Madrid, insiste que "nosotros somos partidarios de que se denuncie y se investigue, pero no queremos que se señale a todos los religiosos por los pecados de unos pocos", añade.

Hasta ahora, la Iglesia trataba al cura acusado como a un "enfermo"

Ni la Conferencia Episcopal ni el Arzobispado de Madrid han querido hablar del caso del religioso de San Viator, pero en el interior de estas organizaciones algunas voces advierten de que "ahora comenzarán a salir casos en Iberoamérica". Y es que, según explican a Público desde otra congregación religiosa masculina, "antes se veían estos casos con un prisma diferente. El sacerdote era un enfermo al que había que cuidar, y se le enviaba a misiones". Allí, con menos control, muchos continuaron con los abusos.

Sólo el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha expresado su "absoluta condena" ante estos "gravísimos crímenes", aunque matizando que "sería injusto que se encendiese el ventilador y se pretendiese extender a todo el conjunto del clero esa lacra". Por su parte, el cardenal Cañizares aseguró que esta problemática "no me preocupa excesivamente", alegando que las denuncias formaban parte de una campaña de "ataques para que no se hable de Dios".

Hasta ahora, la Iglesia española no ha sufrido ningún proceso conjunto de este tipo de atrocidades contra menores al estilo de EE UU, Irlanda o Alemania. Sólo casos aislados.

David P. es un religioso que, desde hace meses, colabora con algunas víctimas de supuestos maltratos físicos y psicológicos en colegios de su congregación en España e Iberoamérica. "Soy partidario de que se denuncie, aunque sean casos de hace años. Un solo caso de violencia o abusos es demasiado", indica.

En la mayor parte de los casos, nadie se atreve a denunciar: "La mayor parte de las víctimas son del círculo de los ‘convencidos'. Es decir, ellos y sus familias pertenecen a la parroquia o estudian en el colegio, y tras los abusos se sienten culpables y tienden al silencio", explica. "Ojalá todo este escándalo sirva para que pierdan el miedo y se decidan a denunciar", añade David.

Carlos Sánchez, de Iglesia sin abusos, opina igual: "Con más denuncias contribuiríamos a limpiar la Iglesia de elementos que no merecen estar, ni en ella ni en la sociedad". En alguna ocasión, algún obispo planteó, con escaso éxito, la necesidad de que la Conferencia Episcopal elaborara un documento sobre los abusos. "Los obispos piensan que hay que lavar los trapos sucios en casa, y acusan a los que sacan a la luz estos casos de ser enemigos de la Iglesia", explica Sánchez.

En Irlanda, Alemania y Holanda, los obispos han tenido que pedir perdón y actuar. "Tal vez lo hicieron obligados por las circunstancias, pero aquí no", añade. "Por eso es necesario denunciar. Sin presión, los obispos se enrocarán y no darán explicaciones", concluye. 

PUBLICIDAD

Comentarios