Público
Público

España investiga si un preso español en Italia fue confundido con otro

Óscar Sánchez cumple una condena de 14 años por nacotráfico. La defensa dice que fue confundido con un ciudadano peruano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las autoridades españolas tratan de esclarecer el caso del español Óscar Sánchez, quien cumple una condena de 14 años de prisión en Italia por un delito de narcotráfico por el que pudo ser detenido debido a una confusión de identidad.

Según informaron a Efe fuentes diplomáticas españolas en Italia, las autoridades italianas han dispuesto en las últimas horas el traslado de Sánchez de la cárcel de Poggioreale de Nápoles a la de Rebibbia en Roma.

Sánchez fue detenido por la Guardia Civil española en julio de 2010 en la localidad catalana de Montgat, donde trabajaba como lavacoches, acusado de ser colaborador de un importante clan de la Camorra napolitana que quería hacerse con el control del tráfico de drogas en Italia.

Según explicaron las mismas fuentes a Efe, Sánchez fue juzgado en Nápoles y condenado a 14 años de prisión por un delito de narcotráfico, aunque contra él hay pendiente en Italia otro proceso por supuesta pertenencia a banda de crimen organizado, del que se espera una sentencia en los próximos días.

Los abogados del español sostienen que su defendido fue confundido con un ciudadano peruano que se identificaba con el mismo nombre y que puede ser en realidad el enlace buscado de la Camorra con el narcotráfico proveniente de Latinoamérica.

La defensa asegura que el detenido denunció el robo de su documento nacional de identidad

La defensa asegura además que la jefa de Sánchez en el lavacoches en el que trabajaba puede certificar que nunca se movió de allí y que el detenido denunció el robo de su documento nacional de identidad.

Tanto el Consulado español en Nápoles y Roma como la Embajada de España en Italia siguen pendientes de las posibles evoluciones del caso.

La detención del español se produjo como secuela de la investigación contra los clanes mafiosos Bianco y Iadonisi, que permitió a la Policía italiana detener a 28 personas por tráfico de drogas, asesinato y violación de la Ley de Armas.

Los clanes Bianco y Iadonisi mantenía una guerra abierta por el control de tráfico de drogas en la zona occidental de Nápoles, ya que los últimos querían hacerse con el control de cocaína en toda Italia llevándola desde Sudamérica vía España.