Público
Público

España pierde la demanda contra la empresa que declaró apto el Prestige

Un tribunal estadounidense considera que el responsable último de la catástrofe es el propietario del barco y no la empresa de calificación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un tribunal federal estadounidense ha rechazado la demanda interpuesta por el Gobierno de España contra la empresa norteamericana que declaró apto para navegar el buque petrolero Prestige, hundido en 2002 frente a la costa gallega, con lo que niega también la reclamación española valorada en 1.000 millones de dólares.

La jueza del Distrito Sur de Nueva York Laura Taylor Swain falló a favor de la empresa American Bureau of Shipping (ABS), con sede en Houston, pese a que las autoridades españolas le reclamaban 1.000 millones de dólares por errar en su calificación del buque, con bandera de Bahamas.

La reclamación española aludía a una supuesta negligencia en la inspección del 'Prestige', de 26 años de antigüedad, ya que seis meses antes del hundimiento la ABS no detectó la corrosión de la nave ni otros problemas que, posteriormente, terminarían produciendo el naufragio.

En una resolución de 20 páginas, la jueza reconoce la conveniencia de que existan 'responsables' por los vertidos de crudo que provocan 'grandes daños económicos y medioambientales'. Sin embargo, añade que, según las leyes norteamericanas, no se puede imputar estas irresponsabilidades a las sociedades de calificación y apostilla que otra sentencia a la dictada sería 'inconsistente' con la 'indelegable' responsabilidad que tienen los propietarios de los barcos. En este sentido, explica que 'el propietario está en última instancia al cargo de las actividades a bordo del buque'.

Swain ya rechazó en 2008 una demanda española sobre ABS al entender que no tenía competencia para estudiarla, aunque un tribunal federal de apelaciones de Nueva York le devolvió el año pasado este caso.

El abogado Brian Starer, representante de los intereses españoles, se mostró disconforme con la sentencia ya que entiende que da 'carta blanca' a las empresas calificadoras, algo a su juicio 'sorprendente'. No obstante, en declaraciones a Reuters no aclaró si se produciría o no una apelación al fallo.

Por su parte, el portavoz de ABS Stewart Wade celebró la resolución de la jueza y la calificó de 'correcta y apropiada'.