Público
Público

España es el segundo país de la UE donde más cae la inmigración

Según el Eurostat, la tasa que mide la llegada de ciudadanos extranjeros a España cayó a 1,3 persona por 1000 habitantes en 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La recesión y la subida del paro han frenado la llegada de inmigrantes a la Unión Europea (UE), especialmente a España. Tras Malta, España es el país europeo donde más ha caído la llegada de extranjeros, según los datos demográficos publicados hoy por Eurostat, la oficina estadística comunitaria. La tasa que mide la llegada de ciudadanos extranjeros a España cayó desde 9,2 personas por 1.000 habitantes en 2008 a 1,3 en 2009, último año del estudio.

Sin embargo, la desaceleración no supuso una caída: la población española aumentó en 161.000 personas hasta situarse en 2009 en 45.989.000 personas. En gran medida, esto se produjo gracias al gran número de nacimientos, un indicador que mantiene una tendencia creciente debido también a la población inmigrante, que elevan la media de hijos por mujer. En 2009, en España nacieron 495.000 personas, mientras que murieron 391.000.

El conjunto de la población de la UE aumentó hasta rebasar el umbral de los 500.000 millones de habitantes. Más del 60% del crecimiento total de la población europea, de 1.366.000 habitantes, provino de la inmigración, que tuvo un mayor impacto en Luxemburgo, Suecia, Italia y Bélgica. No obstante, el crecimiento fue desigual, ya que en otros 18 estados la población cayó en 2009, sobre todo en Alemania, Bulgaria, Letonia y Lituania.

La tasa de natalidad española sigue estando por encima de la media, con 10,8 niños por cada mil habitantes en 2009. La superan, a bastante distancia, las de Irlanda, Reino Unido y Francia.