Público
Público

España será una pieza clave del escudo antimisiles aliado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España hará una 'aportación decisiva' a la secuela del escudo antimisiles ideado por George W. Bush que el actual Gobierno de EEUU patrocina en la OTAN. Por sorpresa y sin ningún debate público previo, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, viajó a Bruselas para anunciar que la base naval de Rota (Cádiz) se convertirá en una pieza clave de la estructura del sistema de defensa en Europa.

El acuerdo alcanzado con EEUU convertirá a Rota en residencia permanente de cuatro buques equipados con tecnología punta y 1.300 militares estadounidenses. El despliegue se traducirá en total en la presencia de hasta 3.400 ciudadanos de ese país en la bahía de Cádiz. Tendrá 'un impacto socioeconómico muy positivo', destacó Zapatero, ya que creará mil puestos de trabajo directos o indirectos.

El Gobierno afirma que cumple con el convenio de Defensa entre España y EEUU

El anuncio del presidente, que estuvo acompañado en Bruselas por la ministra de Defensa, Carme Chacón, ha sido objeto de consultas con el PP 'desde hace meses', subrayó Zapatero. El coordinador de Relaciones Internacionales de los conservadores, Jorge Moragas, destacó la 'importancia' del acuerdo alcanzado, si bien reclamó a Zapatero que explique a la sociedad 'el alcance y contenido' de la decisión.

El presidente compareció en la sede de la OTAN junto al secretario general de la Alianza Atlántica, Anders Fogh Rasmussen, y el secretario de Defensa de EEUU, Leon Panetta. 'Es una garantía' para 'la defensa de nuestro territorio y de los españoles' y una demostración de que 'España es un miembro solidario y comprometido con la defensa colectiva de Europa', aseguró Zapatero. Además, señaló, responde a los acuerdos de la última cumbre de la Alianza, hace un año en Lisboa, en la que se decidió apostar por el escudo para ponerlo en marcha en 2013.

A su lado, Panetta confesó estar 'particularmente satisfecho' porque su primera visita a la OTAN como secretario de Defensa se haya saldado con un gesto de España 'que el pueblo de EEUU agradece enormemente'.

Zapatero mantuvo informado al PP de la iniciativa 'desde hace meses'

Para Zapatero, la decisión de acoger una presencia reforzada de EEUU en España no implica la colaboración con futuras operaciones de ataque similares a la guerra de Irak. Se trata de un arma 'de carácter disuasorio y defensivo' que, por lo tanto, 'no va contra nadie', destacó.

La postura defendida ayer por Zapatero contrasta con la que sostuvo él mismo hace diez años. El entonces presidente José María Aznar hizo una encendida defensa del escudo antimisiles planeado por Bush, mientras que el secretario general del PSOE se mostró en contra. Zapatero acusó a Aznar de alejarse de la Unión Europea por apoyar en solitario al presidente americano, mientras que los dirigentes de Francia y Alemania buscaban articular una posición común europea respecto al futuro de la defensa y a la no proliferación de armas.

Ahora, en cambio, es él el defensor de un proyecto que, según explicaron fuentes del Ministerio de Defensa, 'cumple estrictamente el convenio suscrito entre España y EEUU en 1988 sobre la cooperación de la defensa'. Este acuerdo, modificado en 2002, se prorrogó a principios de año hasta 2013. Fuentes gubernamentales quisieron recalcar que el acuerdo suscrito ayer no supone 'en ningún caso' la entrada de armas nucleares en la base de Rota. Esas mismas fuentes aseguraron que el proyecto lo aprobará el Consejo de Ministros en próximas reuniones. Posteriormente, se creará una comisión para redactar 'concreciones técnicas' antes de su implantación, en 2013, después de que el Gobierno informe al Parlamento.

La izquierda minoritaria y colectivos pacifistas critican el acuerdo

Izquierda Unida mostró su total discrepancia con este procedimiento. Su portavoz parlamentario, Gaspar Llamzares, consideró que la instalación del escudo antimisiles en España 'está por encima' del convenio suscrito con EEUU y aseguró que la decisión sobre su ubicación la debe decidir el Parlamento. En esta misma línea se manifestó el responsable de Política Internacional de la federación, Willy Meyer. IU exigió, en consecuencia, una reunión urgente de la Diputación Permanente.

El resto de la izquierda también salió en tromba contra el acuerdo con la OTAN. Fuentes de ERC criticaron que el PSOE haya pasado del 'OTAN no, traicionado por González, al apoyo total de Zapatero'. Laia Ortiz, portavoz de ICV, denunció que la iniciativa 'es la guinda que le falta al Gobierno socialista'. 'Se estrenó exigiendo la retirada de Irak y acaba con una nueva participación militar en la misma deriva de pactar con EEUU', lamentó.

En esta línea se expresaron las principales organizaciones pacifistas. Jordi Armadans, director de Fundació per la Pau, consideró que 'hay muchos proyectos armamentísticos discutibles, pero este es todavía más discutible'. Por eso, cargó contra este final 'grotesco y bochornoso' del presidente del Gobierno. Julio Rodríguez Bueno, director de Paz Ahora, también lamentó lo que consideró que es una 'nueva equivocación' del Ejecutivo.

Fuentes del PSOE valoraron el acuerdo y recalcaron que 'es una buena noticia para Cádiz' por sus consecuencias económicas. Insistieron además, en que esto no significa que España 'esté más en la OTAN' que antes.