Público
Público

España vendió a Libia armamento por 11,2 millones de euros en 2010

Las exportaciones de material de Defensa se redujeron un 16,2%. Las ONG alertan de destinos "preocupantes"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España ha pasado en meses de ser uno de los exportadores de armas al régimen libio de Muamar Gadafi, a participar en la fuerza internacional contra el dictador. Sólo en 2010, las empresas españolas vendieron al país armas por valor de 11,24 millones de euros, según el Informe sobre estadísticas españolas de exportación de material de Defensa, elaborado por la secretaría de Estado de Comercio, al que tuvo acceso Público.

Si bien el documento, que será presentado próximamente en la Comisión de Defensa del Congreso, especifica que las empresas vendieron a Gadafi gafas de visión nocturna y piezas para la reparación y actualización de motores de aeronaves, ambos se enmarcan dentro de los materiales de uso militar. El Gobierno suspendió en febrero las ventas de armas a Libia, poco después de que Gadafi comenzara a bombardear a las poblaciones que se revelaron en contra de su régimen. Desde 2005 España ha exportado al país norteafricano armas por otros 11 millones de euros.

El año pasado, Israel compró sistemas de lanzamiento de misiles

La organización Human Rights Watch (HRW) denunció el pasado 15 de abril que las fuerzas de Gadafi habían utilizado en sus combates contra los rebeldes bombas de racimo fabricadas en España en 2007 por la empresa Instalaza.

El Ministerio de Defensa dijo entonces desconocer el armamento que estaba empleando el régimen libio, al tiempo que recordó que España fue uno de los primeros países en firmar el convenio internacional de prohibición y destrucción de las bombas de racimo en diciembre de 2008. Pero lo cierto es que hasta las sanciones impuestas en febrero, Libia no estaba sometido a embargo alguno, dado que en 2004 quedaron levantados los que tenían vigentes la UE y la ONU.

El 45,5% de las exportaciones fueron a países de la Unión Europea

El año pasado, además, las empresas españolas también vendieron armamento a otros países que varias ONG pacifistas consideran 'preocupantes' por estar inmersos en conflictos armados o por el riesgo de que sus respectivos gobiernos puedan utilizar el armamento en contra de la población civil.

El artículo 8 de la Ley sobre el Control del Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso establece que las exportaciones serán denegadas cuando en el país de destino exista un conflicto armado, no se respete 'la dignidad inherente al ser humano' o se promuevan 'violaciones de los derechos humanos o del derecho internacional humanitario'.

Uno de los casos más flagrantes es el de Israel, que ejerce una represión constante a sus vecinos palestinos desde hace varias décadas. Pues bien, según el informe, durante el año pasado las empresas españolas exportaron a ese país componentes de pistolas deportivas, munición 'para pruebas de funcionamiento de una torreta', un 'cuerpo de bombas inerte de aviación', sistemas de lanzamiento de un misil, así como tarjetas electrónicas de procesado de imágenes de uso militar.

La ley prohíbe vender armas a países donde haya un conflicto armado

A Bahrein se exportaron 40.690 euros 'en munición destinados a aeronaves'. Allí se suceden los enfrentamientos entre las diferentes confesiones musulmanes desde que en febrero la comunidad chií iniciara una revuelta para reclamar reformas democráticas al Gobierno suní, que reprimió con dureza las protestas.

Otro caso menos evidente pero igual de preocupante, según han denunciado ONG como Greenpeace o Fundació per la Pau, es el de Marruecos. El país mantiene ocupado parte del Sáhara Occidental y, durante el año pasado, actuó violentamente contra los ciudadanos saharauis que exigían que se diera cumplimiento al derecho de autodeterminación que le reconoce la ONU. España vendió en 2010 piezas de repuestos, reparación y modernización de aeronaves, así como motores para aviones militares por 2,5 millones de euros.

La Venezuela de Hugo Chávez compró dos buques de vigilancia y munición por 212 millones de euros, convirtiéndose en el mayor importador de armas españolas durante todo el año pasado.

En el año 2010 se produjo una disminución del 16,2% en las exportaciones de material de Defensa con respecto a 2009 y el valor total ascendió a 1.128,3 millones de euros. Las ventas a los países de la Unión Europea representaron un 45,5% del total y 513 millones de euros. Esas exportaciones estuvieron distribuidas principalmente entre Reino Unido, Alemania e Italia.

Los países de la OTAN absorbieron un 52,1% de las exportaciones, destacando el caso de EEUU, que compró armas por 72,5 millones de euros. Entre otros materiales, fueron enviados al país norteamericano piezas de aeronaves, de buques, de carros de combate y de misiles. Se vendieron, asimismo, combustibles militares y armas pequeñas con sus municiones. Según el informe de Comercio, España denegó una licencia de exportación en 2010, que no especifica.