Público
Público

"España y Marruecos son víctimas del caso Haidar"

El ministro de Justicia marroquí asegura que si la activista muere no es problema suyo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Lejos de cambiar de postura para resolver el conflicto con Aminatu Haidar, Marruecos se ha ratificado y ha asegurado ser 'víctima' del caso de la activista saharaui. El ministro de Justicia de Marruecos, Abdelwahed Radi, se ha reunido durante más de una hora con el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves para tratar la situación de Haidar.

En declaraciones a los medios, Radi ha insistido que no se trata de un problema creado por España y Marruecos, sino por 'personas contrarias y hostiles a la unidad territorial de Marruecos, que han utilizado a esta mujer para crear un problema'.

Radi reconoció que al Gobierno marroquí le hubiera gustado que Haidar fuera expulsada a otro país que no fuera España

A la pregunta de qué pasaría si Haidar muere, el ministro de Justicia marroquí ha considerado que él no hace 'política ficción' y que no era su problema.

Radi ha querido dejar muy claro que a Marruecos le interesa mucho la cooperación con España: 'Haremos todo lo posible para mantener esa amistad y cooperación, tan importante en el presente y en el futuro'.

Cuestionado sobre si el caso Haidar puede perjudicar a las relaciones entre ambos países, el ministro de Justicia ha hecho hincapié en que las relaciones entre Marruecos y España están 'ancladas en la historia'y ha afirmado: 'somos lo suficientemente maduros y sabios para superar esta situación'.

El ministro ha subrayado que 'España no ha querido el problema, no lo ha creado y Marruecos tampoco', y se ha mostrado confiado en que se encuentre una solución.

Fuentes del Ministerio de Política Territorial han informado de que en la reunión el vicepresidente tercero le ha recordado al ministro marroquí que Haidar es una persona con pasaporte marroquí, por lo que ha emplazado al Gobierno de este país a colaborar, ya que el Ejecutivo español no puede resolver solo el problema.