Público
Público

Esperanza Aguirre alaba los postulados ultras del Tea Party

La presidenta de Madrid no ve grupos organizados tras los abucheos a Zapatero y cree que la culpa fue de Defensa por poner "un cordón sanitario"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, no le han gustado los abucheos al presidente del Gobierno durante la celebración de la Fiesta Nacional. Sin embargo, la conservadora, que ha concedido una entrevista a Los Desayunos de TVE, cree que la culpa no fue de quienes abuchearon, sino del Ministerio de Defensa, que 'puso un cordón sanitario de casi un kilómetro, quitó las pantallas y las tribunas para evitar que la gente pudiera seguir lo que ocurría'. 

Aguirre no cree que la extrema derecha esté detrás de los gritos de 'dimisión' a Zapatero y considera que las imágenes de personas con el brazo en alto y las banderas preconstitucionales que pudieron verse en el acto, 'se han buscado con lupa' por parte de ciertos medios de comunicación. 'Habrán buscado como locos a ver si las encuentran', ha apostillado. Tampoco considera la presidenta regional que estas imágenes puedan hacer daño a la 'derecha democrática', que 'está 14 puntos por encima de la izquierda'. 

Preguntada por si existe un Tea Party en España como en Estados Unidos, Aguirre asegura que no, pero que es algo 'que a la izquierda le parece una cosa terrorífica'. No así a la conservadora, que se ha mostrado muy favorable a las ideas de la rama más radical del Partido Republicano del país norteamericano. 'Sólo piden menos impuestos, menos intervención del Gobierno y más nación americana, no me parece mal', ha asegurado. 'En España sería un 'café party'', ha ironizado. 

Aguirre cree que las fotos de símbolos preconstitucionales se 'han buscado con lupa'

La presidenta regional ha negado también la idea de que grupos organizados pudieran estar detrás de los gritos al presidente del Gobierno asegurando que existe 'un gran rechazo a Zapatero' porque 'hay muchísimo descontento'. 'Los políticos tenemos que aguantarnos, a mí también me abuchean', ha recalcado para insistir en que la culpa del incidente fue de Defensa por 'querer protegerle de los silbidos por el procedimiento de alejar a las autoridades'.

Sobre el incidente de uno de sus consejeros con el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, a quien ninguneó al asegurar es famoso por los 'taxis' y las 'anchoas', Aguirre niega los hechos y afirma que 'no ha habido ningún incidente'. 

'No le voy a hacer ese favor a Revilla', ha continuado la presienta regional, que afirma que lo que ha contado Revilla 'no es cierto'. 'No he hablado con él ni con su mujer', ha añadido Aguirre, que cree que 'hay temas más importantes'.

También se ha referido a su rival en las próximas elecciones autonómicas, Tomás Gómez, con quien aún no ha conseguido hablar y a quien ha llamado 'mentiroso'. 'Dijo que me había llamado varias veces', ha explicado, 'y antes se pilla a un mentiroso que a un cojo, porque ha dicho una falsedad. Dijo que me devolvió la llamada y no es así'. 

'Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo', dice de Gómez

Aguirre mantiene su idea de debatir con Gómez, una idea que se atribuye, 'yo se lo propuse'. 'Acepto el ofrecimiento', ha añadido la presidenta regional, quien no teme que la popularidad de su rival político haya aumentado con las primarias. 'Ahora muchísima más gente le conoce, eso no quiere decir que le vayan a votar', ha apostillado. 

Por otro lado, Aguirre considera 'alucinantes' las declaraciones de Hugo Chávez, que ha calificado de 'palabras necias' las petición de Cándido Conde-Pumpido para que se juzgue a Cubillas. 'Es alucinante que los jueces españoles sean la extrema derecha para el presidente de Venezuela', ha afirmado. 

La presidenta regional ha pedido al Gobierno que 'haga lo que tiene que hacer' y que proteste para 'expresar el desacuerdo' con el país latinoamericano.