Público
Público

Esperanza Aguirre: "Ha fracasado el socialismo"

Dice que "da igual" quien suceda a Zapatero porque al socialismo "en Europa no lo quiere nadie"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Esperanza Aguirre no participa del debate sucesorio del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y le resta importancia a quién puede ocupar su lugar, en caso de que no se presente a la reelección.

'Me da igual quién sea porque aquí lo que ha fracasado es el socialismo', ha aseverado la presidenta de la Comunidad de Madrid, que también ha tenido palabras para Rubalcaba. 'La gente le echa la culpa de todo a Zapatero y empieza a hablar de si será Rubalcaba. Da igual', ha añadido. 

Aguirre, que se encontraba en Extremadura para apoyar al candidato del PP, cree que al socialismo 'ya no lo quiere nadie en Europa' porque solo gobiernan en España, Portugal y Grecia. 

La presidenta regional ha vuelto al año 1996 para asegurar que 'los españoles cada vez más' confían en su partido porque 'saben' que los conservadores fuero 'capaces' entonces de sacar al país de la crisis. Es más, Aguirre cree que el PP sacará 'inmediatamente a España de la crisis' con sus políticas. 

Puestos a adelantar acontecimientos, la 'lideresa' ha vaticinado que 'el máximo plazo que le queda al socialismo para abandonar La Moncloa es el 4 de marzo del año que viene'. Aún así, Aguirre cree que 'va a ser antes' de esa fecha. 

También se ha apoyado en las tesis de Aznar para criticar al estado de las autonomías y afirmar que, si la Sanidad es una competencia autonómica, 'no tiene sentido que haya un Ministerio de Sanidad' o que haya concejales de Sanidad 'en la mayoría de los ayuntamientos de España'. Por esta razón, Aguirre cree que no se 'pueden seguir consintiendo duplicidades y triplicación' en competencias y gasto entre administraciones. 

La dirigente conservadora también ha criticado a sus 'adversarios' políticos por querer 'enfrentar' a Aznar con Rajoy, pese a que el primero cuestionó el actual modelo autonómico, mientras que el segundo calificaba tales dudas como 'un disparate'.