Público
Público

"Estaremos juntos y esperanzados"

Manuel Recio disfrutará de las fiestas con la esperanza de encontrar pronto trabajo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A Manuel Recio (50 años) las Navidades no se le presentan tan mal como podía esperar a principios de año. Entonces, cuando cerró la empresa en la que trabajaba desde 1992, los cuatro miembros de la familia se quedaron sin blanca: 'En febrero salimos en Público. Ni mi mujer ni yo teníamos empleo y los niños, Nadia, [ahora con 15 años] y Manuel [18] estudiaban' (y siguen haciéndolo). Ahora, Araceli, la madre de la familia, trabaja en la frutería de su hermana y, con el paro que sigue cobrando Manuel, van tirando.

'He aprovechado el tiempo para hacer cursos de formación: páginas web y jardinería. Por ahí me puede salir algo, porque en una fábrica, como hacía antes, ya sé de buena tinta que no hay nada de nada, está todo muy parado'.La alternativa de Manuel, que tiene todos los niveles del carnet de conducir, es el transporte: 'Estoy pendiente de una oferta de repartidor y de otra de autobuses. Lo mismo ese va a ser el camino'.

Los Recio no pierden el optimismo. Estrechando los gastos, no han perdido la esperanza. 'Somos una familia muy bien avenida y las fiestas se presentan bien', subraya Manuel. 'Pero sólo por eso, porque vamos a estar juntos, contentos y esperanzados, aunque el patio esté como está'.

Janet Jiménez todavía cobra la mitad de lo que ingresaba antes de la crisis. Sevillana de 23 años, dejó de trabajar en varias casas donde limpiaba antes incluso de que Zapatero pronunciase la palabra tabú: crisis. Muchos miembros de las familias para las que trabajaba entonces se habían quedado en paro y empezaron por recortar el gasto en limpieza.

Janet Jiménez todavía cobra la mitad de lo que ingresaba antes de la crisis

Lo contaba ella a este periódico hace casi un año, cuando de los 300 euros que ganaba a la semana en tiempos de bonanza, había perdido casi la mitad.Ahora cobra lo mismo, pero siente que su situación es peor, porque decidió independizarse... aunque fuera en un piso de estudiantes. 'A menudo me dicen en las casas donde trabajo que en vez de ir una vez a la semana, vaya una vez cada dos; estoy deseando que pase ya la crisis', dice.

Ella y sus amigos han rastreado las ofertas de las discotecas para estas navidades. 'Para esta Nochebuena, hemos encontrado una discoteca donde te cobran 18 euros por entrada con dos copas incluidas; además, luego puedes entrar gratis en un after', explica. Para la Nochevieja, el plan es más barato y tranquilo. 'Nos iremos a un sitio de un amigo en el campo y cada uno llevará lo que pueda para comer y beber'. Hoy pasará la jornada limpiando. 'Tengo que aprovechar hasta los días de fiesta', remacha. 

Miki se quedó sin empleo hace un año y ha tirado de trabajos temporales.  Miguel Ángel Esquinas explicaba en Público hace un año que la empresa en la que trabajaba como carretillero, Sas (fabricaba salpicaderos para Seat), con un sueldo de 1.100 euros, cerró porque otra compañía reventó el mercado ofreciendo lo mismo con unos sueldos de 800 euros: 'De un día para otro, nos quedamos en la calle 210 trabajadores'.

Miki se quedó sin empleo hace un año y ha tirado de trabajos temporales

En este año, en que ha ido trampeando con trabajos temporales, ha comprobado en sus carnes cómo algunas empresas se aprovechan de la necesidad de los trabajadores en paro: 'Me han llegado a ofrecer ponerme a trabajar las Navidades para empezar el contrato el 7 de enero. ¡Sólo se iban a quedar con una persona y querían a seis currando gratis las fiestas!'.

'Las fiestas... bien, pero justitas, claro. Este año ya ni hemos ido a Mercabarna a comprar marisco barato para toda la familia. Por suerte, mi mujer trabaja [en Seat] y yo tengo paro porque he ido sumando trabajillos, incluso de días', comenta. Ahora, Miki no busca culpables. Pero habla con resignación, desengañado: 'Tenemos unos sindicatos verticales, como en el franquismo. Soy afiliado a CCOO, pero cuando me enteré de la pasta que sacaban en cada ERE por el abogado...'.