Público
Público

Este curso sólo el 0,046 % de los alumnos catalanes pide enseñanza en español

"Llevan siglos tocándonos las narices con el catalán", sostiene Artur Mas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En plena tormenta sobre el modelo de inmersión lingüística establecido en las escuelas catalanas, la titular de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau, reveló ayer que sólo se han presentado 500 instancias que solicitan acogerse a la escolarización en castellano para este curso, lo que supone un 0,046% del total de 1.082.135 alumnos censados en la enseñanza obligatoria. Aun así, el Govern dispone de dos meses para equiparar al castellano como lengua vehicular, según el auto del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya.

Las pocos casos registrados entre el más de un millón de escolares en Catalunya engrosan el argumentario de defensa del recurso del Govern en torno a la inmersión lingüística. Todos los partidos, excepto PP y C's, se han sumado a la batalla en favor del catalán como lengua vehicular. El propio expresidente Jordi Pujol exhortó ayer al Govern y al Parlament a 'presentar batalla por el modelo lingüístico'.

El actual president, Artur Mas, le tomó la palabra a su antecesor. '¿Por qué a los catalanes nos tienen que tocar las narices con nuestro idioma. Llevan siglos haciéndolo?'. Así de contundente se mostró Mas en referencia a la insistencia del PP de acatar el auto.

El líder de CiU, que reiteró su defensa de la discriminación positiva hacia el catalán, pidió a los populares que den 'un paso atrás'. Sin embargo, la presidenta del PP de Catalunya, Alicia Sánchez Camacho, avanzó que estas peticiones 'no tienen sentido. Lo que tiene que hacer Artur Mas es actuar con responsabilidad y cumplir las sentencias. El PP seguirá defendiendo un modelo bilingüe en las escuelas'.

Pese a la batalla dialéctica sobre el modelo lingüístico, CiU y PP parecen decididos a seguir formando una pareja de hecho en la política catalana. El president de la Generalitat no descartó buscar el apoyo de los conservadores para aprobar los próximos presupuestos pese a su ofensiva contra el catalán.

Por su parte, el vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, avanzó a preguntas de Público que los populares quieren estar 'muy cerca de CiU' y que no harán 'nada que pueda perjudicar sus relaciones'. Aun así, las declaraciones de Sánchez-Camacho distan un tanto del tono conciliador de González Pons.

González Pons asegura que su partido quiere estar 'muy cerca de CiU'

'Catalunya es bilingüe y su educación debe respetar este modelo. Si no, el Govern estará cometiendo un delito', reiteró la líder del PP en Catalunya.Del mismo modo que ya lo hizo el portavoz del ejecutivo de CiU, Francesc Homs, que aseguró que el modelo actual de inmersión se mantendrá 'caiga quien caiga', Mas avanzó que, pese al auto del TSJC, 'no cambiará el sistema de normalización lingüística en las escuelas catalanas'. La consellera de Enseñanza también apostó por la receta de la normalidad en vísperas del inicio de las clases.

'Las reglas del juego tampoco se van a cambiar durante el curso escolar', avanzó Irene Rigau. La consellera insistió en el mantenimiento de la inmersión lingüística en catalán como hasta ahora, pese al auto del TSJC, añadiendo que la Ley de Educación de Catalunya (LEC) 'da tranquilidad a los centros y seguridad jurídica' para poder mantener la inmersión lingüística.

El PSC dice que su apoyo dependerá de la relación del Govern con el PP

El Gobierno catalán presentó ayer su anunciado recurso a la resolución judicial agotando el plazo legal. Ahora será el Tribunal Supremo el que debe dictaminar. En este sentido, la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, se mostró muy confiada en que la resolución del Supremo será 'positiva'.

Ortega defendió que, con el actual modelo educativo en Catalunya, 'nadie puede sentirse discriminado' y añadió que desde el Govern se debe 'trabajar en esta línea'. Segun la vicepresidenta, es un 'deber del país' defender la lengua con 'todos los elementos de que se disponga'. 'El primero es recurrir, confiando en el éxito', añadió Joana Ortega.

En este sentido, Mas aseguró que el Govern tiene 'mucha fortaleza jurídica' y recordó, como Rigau, que la LEC es una ley vigente que 'no está recurrida'. Según Mas, el Tribunal Supremo 'no puede pretender cambiar un modelo educativo general' a partir de casos concretos. Como se sabe, el auto del TSJC responde a un recurso de tres familias.

Los diputados socialistas también abordaron el auto del TSJC en su habitual reunión de inicio del curso político. El presidente del grupo del PSC, Joaquim Nadal, aseguró que el Govern 'juega con la ambigüedad y, pese a una aparente firmeza, coquetea con el PP, su aliado natural en la aprobación de los presupuestos, y dice que sí pero no'.

Por ello, Nadal aseguró que el PSC apoyará a CiU en la apuesta por el modelo de inmersión lingüística actual, 'pero si intenta aguar las cosas con su relación con el PP, este proceso no se podrá defender'. El líder socialista pidió a Mas que sea partidario de la 'insumisión' del auto para mantener el modelo.