Público
Público

"Cuando este partido ha apostado por el futuro, ha acertado"

  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Carme Chacón vivió ayer en Zaragoza su último domingo como precandidata. El próximo, el PSOE dará el pistoletazo de salida a una nueva etapa, después de que los militantes se hayan decantado un día antes por uno de los dos aspirantes a la secretaría general. Será 'en sana y franca competición'. Una idea que ayer recalcó la exministra de Defensa, al tiempo que dejaba claro que el 38º Congreso trasciende de una lucha entre personas que comparten una misma ideología.

'No quiero ganar a ningún compañero. Quiero ganar al abatimiento, a la resignación. Al pesimismo. Quiero empezar a ganarle al PP', expresó. Sólo un día antes, su 'compañero' y rival, Alfredo Pérez Rubalcaba, había recibido el aval del expresidente del Gobierno Felipe González, que, a su vez, aprovechó el acto para trasladar su cariño por la candidata.

Admite los errores del pasado y pide cambiar 'lo que no funciona'

Chacón optó por devolverle a González ese afecto. No mencionó expresamente la cita que el día anterior había mantenido el expresidente con Rubalcaba. Pero estaba en la mente de todos los presentes. Sobre todo, cuando sacó a colación su relación con algunos episodios de su pasado en el partido: 'Yo voté en el 2000 por Rodríguez Zapatero. También voté a Borrell en las primarias y, si hubiera tenido la edad para votar en Suresnes, habría votado por Felipe González'. ¿Conclusión? Lo tiene claro: 'Cada vez que este partido ha apostado por el futuro, ha acertado'.

Para los suyos, es ella la que encarna todos los valores que debe reunir el próximo líder. Como, por ejemplo, para la consejera de Presidencia de la Junta de Andalucía, Mar Moreno. Ayer, en un acto en Granada, sostuvo que 'el futuro esté llegando de la mano de Carme Chacón como llegó con Felipe González y con José Luis Rodríguez Zapatero sin el apoyo del sector histórico del partido'.

Insta a Rajoy a 'dar la cara en España en vez de bajar la cabeza ante Merkel'

Chacón trufó gran parte de su discurso de alusiones a la etapa más reciente del partido. Y a sus protagonistas. Así, recordó que gran cantidad de las iniciativas legislativas en este país, sobre todo en materia social, 'tienen nombres y apellidos: Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero'.

Pese a esta reivindicación de la gestión de sus compañeros de partido, Chacón no huyó de la autocrítica. 'No dejemos que venga el cuarto aviso', advirtió a su auditorio tras reconocer cómo los ciudadanos han ido dando la espalda poco a poco a los socialistas en los últimos procesos electorales. 'El PSOE necesita un tiempo nuevo [...], habrá que hacer cambios en nuestra forma de organizarnos y modificar las normas de elección y funcionamiento. No queremos cambiar por cambiar. Yo quiero cambiar lo que no funciona.Y mejorar lo que funciona'.

Como ya adelantó hace unas semanas, si es ella la elegida, lo 'primero' que hará será pedir a Rubalcaba que trabaje a su lado. De él destacó una 'impecable hoja de servicios'.

No se echó de menos en su discurso una crítica al 'hachazo' fiscal del Gobierno y a su presidente, Mariano Rajoy, al que instó a 'dar la cara en España, en lugar de bajar la cabeza ante Merkel'. Tampoco faltaron momentos emotivos. Un día, según contó la precandidata, su abuelo, un 'aragonés indómito que con 15 años fue a la Guerra Civil', le dijo: 'Mira niña, yo nunca fui joven'. 'Por eso estoy aquí', dijo emocionada.