Público
Público

Para estudiar gallego, mejor al extranjero

A muchos españoles les es imposible aprender las tres lenguas cooficiales en sus comunidades autónomas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El poeta vasco Gabriel Aresti escribió que 'sólo es español quien sabe las cuatro lenguas de España'. Él hablaba castellano, catalán, gallego y euskera. Pero, hoy en día, aprender estas tres últimas lenguas cooficiales sigue siendo una tarea complicada para muchos ciudadanos españoles.

En Cantabria, La Rioja, Castilla-La Mancha o Canarias no hay un solo centro académico que imparta alguno de esos idiomas y fuera de sus respectivos ámbitos lingüísticos la oferta educativa de catalán, gallego y euskera sigue siendo muy limitada. Otros países parecen más conscientes de la realidad plurilingüe de España que la propia España.

Fuera de Euskadi y Navarra, el euskera se imparte sólo en cuatro comunidades

Las cifras hablan por sí solas. Mientras en el conjunto del Estado hay 12 universidades o escuelas oficiales de idiomas que dan clases de la lengua catalana, en el resto del mundo superan la centena los centros universidades o delegaciones del Instituto Cervantes que la imparten. Dentro de España no hay centros públicos que enseñen gallego en las cuatro comunidades mencionadas, pero tampoco en Navarra o Aragón. Sin embargo, sólo en Brasil hay cuatro centros en los que sí se oferta el aprendizaje de esa lengua.

El caso más llamativo es el del euskera, que fuera de su ámbito lingüístico (Euskadi y Navarra) sólo se puede estudiar en cuatro comunidades autónomas, si bien hay profesores de la lengua de Aitor en al menos 11 ciudades europeas y otras tantas americanas. Para Mari Jose Olaziregi, directora de promoción del euskera del Instituto Etxepare, todo el panorama de las lenguas cooficiales en el Estado 'es absurdo'. Ella lo atribuye a que 'no hay un concepto de pluralidad en el sistema educativo'. Y apuesta por que en las clases o en los libros de texto de las comunidades monolingües se haga un esfuerzo por divulgar esa 'riqueza lingüística', lo que 'contribuirá a promulgar el respeto entre todos'.

La institución a la que representa, que depende del Gobierno vasco, divulga el aprendizaje de la lengua vasca por todo el mundo con lectorados (o profesores) en diversas universidades del Estado y de otros países. Su equivalente en Catalunya es el Institut Ramon Llull, que subvenciona cursos de lengua catalana y de su literatura en 123 universidades de cuatro continentes.

Alemania tiene el doble de centros que enseñan catalán que España

'Lo ideal sería que todas las universidades de letras del Estado impartieran cursos de las lenguas cooficiales, pero la realidad es la que es, una anomalía', reconoce Andreu Bosch, director del área de Lengua y Universidades del instituto catalán. 'Deberían ser las administraciones públicas de todas las comunidades autónomas las que fueran conscientes de la realidad plurilingüe de España, pero hoy en día no es así', recalca.

El filólofo y secretario del Consello da Cultura Galega, Henrique Monteagudo, considera que en la corta historia de la democracia en España 'no se ha hecho el esfuerzo necesario para que la España monolingüe tenga un mínimo conocimiento del plurilingüismo'. En su opinión, esto no es sólo culpa de los sucesivos gobiernos sino, sobre todo de muchos medios de comunicación que 'presentan el plurilingüismo como un conflicto'.

En Galicia es la Secretaría Xeral de Política Lingüística de la Xunta la encargada de divulgar su lengua por el mundo a través de una Rede de Centros de Estudos Galegos que imparte cursos de gallego en numerosas universidades. Además, colabora en el impulso del idioma en varios centros escolares de el Bierzo en el noroeste de Castilla y León, de Asturias o de Catalunya, donde el gallego se aprende como asignatura optativa.

Las comunidades en las que no existe la posibilidad de estudiar las cuatro lenguas cooficiales alegan que no se ofertan por 'falta de demanda'. Desde la Escuela Oficial de Idiomas de Santander afirman que, tras ser preguntados sobre los idiomas que echaban en falta, los alumnos mencionaron 'el chino o el árabe', pero en ningún caso el euskera, el catalán o el gallego. 'No hay demanda, aunque si la hubiera, no se descartaría impartirlas', apuntan desde la Consejería de Educación de Castilla La-Mancha, de la que dependen varias universidades y 13 escuelas oficiales.

Bosch rebate ese argumento. 'Si la oferta existiera, habría alumnado', apunta. 'Se debe ofertar el aprendizaje de las lenguas cooficiales, es necesario que creemos una nueva curiosidad, sobre todo, comprobando el éxito que tiene en el exterior', agrega Olaziregi.

Para los expertos consultados, el origen del problema está en el sistema educativo. 'Hay que transformarlo por completo', advierte Monteagudo, 'para realizar una oferta abierta a la ciudadanía y para profundizar en el conocimiento de la cultura plurilingüe'. Olaziregi insiste en que desde las instituciones públicas 'se deben ir dando pasos poco a poco, hasta conseguir que los ciudadanos conozcan otras lenguas'. Su lema es Eman ta zabal zazu (Dalo y extiéndelo).


En 1975, el Instituto Cultural Español de Dublín, el actual Cervantes, comenzó a incluir en su oferta educativa el euskera, el catalán y el gallego, por iniciativa del que entonces era su director, José Antonio Sierra. Hoy en día hay 15 Institutos Cervantes en todo el mundo que, además de impartir clases de castellano, dan cursos de catalán, tres que enseñan euskera y uno que imparte gallego. En Madrid el instituto promueve el Espacio de las Lenguas Ibéricas y Prehispánicas, que tiene como objetivo el estudio y difusión de las lenguas de la península y que incluye cursos de las cuatro lenguas. Sierra explica que, además de la iniciativa que impulsó en Dublín, lleva 40 años “intentando que las instituciones se percaten de la importancia del plurilingüismo del Estado”. Desde la Asociación Diversidad y Convivencia propone que se instaure un Día de las Lenguas de España en la enseñanza en el que los más jóvenes “se familiaricen con todas las lenguas españolas”. Asimismo, quiere que “todas las oficinas de turismo del país” tengan disponible un folleto que dé cuenta de la diversidad lingüística.